El profesor y militante chavista Carlos Lanz tenía 74 años.
El profesor y militante chavista Carlos Lanz tenía 74 años.
Redacción EC

El fiscal general de , Tarek William Saab, reveló el miércoles que Carlos Lanz, un profesor universitario de 74 años desaparecido desde agosto de 2020 fue asesinado con arma de fuego, en un crimen planeado por su esposa, Maxiorisol Cumare, que fue detenida junto a otras 12 personas que participaron en el suceso. Este lunes, la autoridad dijo que la mujer admitió su participación en el crimen.

En una grabación mostrada a la prensa durante la comparecencia de Saab, se ve a Cumare admitir que ella contactó al “delincuente confeso” Glenn Castellano y le propuso “desaparecer a Carlos Lanz” a cambio de dinero.

MIRA: Nicolás Maduro no estará en la toma de posesión de Gustavo Petro como presidente de Colombia

El fiscal explicó que la mujer, además, confirmó la participación de “sicarios vinculados al Tren de Aragua”, como previamente “había revelado el coautor material” ante el Ministerio Público y en la audiencia de delación.

La confesión de Cumare se produjo durante una reunión que Saab mantuvo con ella este fin de semana, y que, posteriormente, fue ratificada durante la audiencia de presentación de la detenida.

“Al confrontar con pruebas, con fotos (...) con los vacíos de sus afirmaciones, con toda la evidencia recabada hasta el momento, ella (Maxiorisol Cumare) finalmente confesó su participación”, dijo el fiscal.

Además, informó que por el asesinato del profesor Lanz hay dos nuevos detenidos que se suman a los 13 ya anunciados y que serán presentados “en las próximas horas”.

A la esposa de la víctima se le imputaron los delitos sicariato, asociación para delinquir, corrupción y simulación de hecho punible.

El funcionario explicó que el suceso está dividido en tres partes: “secuestro por sicarios, la desaparición y, finalmente, asesinato a través de armas de fuego, de disparos (...) Una espeluznante trama que es como un cóctel del terror, que mezcla múltiples móviles criminales”.

Asimismo, dijo que la confesión de uno de los detenidos, identificado como Glenn Castellanos, fue la clave para seguir la investigación y dar con los detalles que llevaron a los señalados como culpables.

Castellanos, que es, según el fiscal, “pareja extramarital” de la esposa de Lanz, reveló que fue ella quien planificó el crimen y las circunstancias en las que se produjo.

Saab explicó que Lanz fue secuestrado y posteriormente trasladado a una finca en el estado Cojedes, en el centro-oeste del país, en donde lo mataron de dos disparos en la cabeza para, posteriormente, desmembrar su cuerpo y darlo como alimento a los animales de la finca.

Calificó el crimen como una “muerte por encargo” y condenó que se haya creado un frente, tras la desaparición de Lanz, con “la intención de agredir al Estado venezolano como violador de derechos humanos”.

El crimen

Castellanos admitió que Mayi Cumare le pagó 8.000 dolares para asesinar a Carlos Lanz, tres meses antes de su desaparición. 5.000 dólares fueron entregaron a un pran (líder criminal en prisión) de la cárcel de Tocorón, quien contrató sicarios, y los 3.000 restantes fueron para Castellanos.

Las investigaciones determinaron que el día de su desaparición Carlos Lanz abandonó su residencia a las 8:30 am junto a un hombre de su confianza identificado como Tito Viloria. Este ciudadano, valiéndose de su amistad, lo invitó a una supuesta reunión con milicianos en Mariara.

Mientras viajaban hacia Mariara, en el sector Yagua, fueron abordados por un grupo criminal formado por José Pinto, alias Bombero Osa, y Pedro Basketbol. Haciendo uso de armas de fuego forzaron a Carlos Lanz para que ingresara en una camioneta Ford Explorer azul, en la cual lo trasladaron hasta la finca La Fortaleza, en Cojedes.

Pasadas las 4:00 pm, en presencia de Tito Viloria, Helis Becerra (capataz de la finca) y Glenn Castellanos, le propinan dos disparos en la cabeza a Lanz y lo lanzan a una fosa cavada por el capataz el día anterior.

Sin embargo, debido a que Cumare ordenó que no debían quedar rastros del cuerpo, deciden sacar el cadáver de la fosa y trasladarlo hasta una chanchería. Allí fue desmembrado y arrojado a nueve cerdos.

Fuente: EFE y El Nacional de Venezuela

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más