(Foto: AFP)
(Foto: AFP)
Milagros Asto Sánchez

La tensa crisis en  tuvo este martes un nuevo capítulo con el levantamiento militar encabezado por el presidente encargado, , quien por la mañana anunció una operación de "calle sin retorno" para sacar a del poder.

Guaidó informó del levantamiento a través de un video grabado en La Carlota, la principal base aérea de Caracas. Junto a él estaban decenas de soldados y el líder opositor Leopoldo López, quien hasta ahora estaba en prisión domiciliaria. Sin embargo, por la tarde López entró en la embajada de Chile -y luego en la de España- y varios militares pidieron asilo en la de Brasil. La esperada respuesta masiva de los uniformados no llegó. 






La jornada estuvo marcada por la violencia. Al menos 69 personas resultaron heridas en las protestas que tuvieron lugar en Caracas tras el intento de levantamiento militar. Disparos y hasta atropellos con tanquetas fueron registrados y divulgados a través de las redes sociales.

El Comercio conversó con el politólogo venezolano Luis Nunes de los alcances de la jornada y sobre cuál deberá ser el siguiente paso de Guaidó.

—El día empezó con la noticia de un levantamiento militar que luego se fue desinflando e incluso Leopoldo López, que dejó su prisión domiciliaria, terminó por entrar en la embajada chilena (y más tarde en la de España). ¿La jornada representa una derrota para la oposición?

De ninguna manera. Para empezar, yo soy prudente y no creo en triunfalismos, más bien creo que esto es parte del proceso que comenzó el 23 de enero cuando Juan Guaidó asumió como presidente interino. Lo que se dio hoy más que un levantamiento militar fue un adelanto de la llamada Operación Libertad, que iba a ser una operación civil a realizarse mañana, pero estratégicamente se adelantó un día. Yo creo que ha sido un éxito porque Leopoldo López ha sido liberado. Los militares que lo custodiaban apoyaron al presidente Guaidó y eso es un gran paso. Ahora, por supuesto que estas acciones estratégicas no se avisan, se ejecutan.

Yo veo que ahora ya no solo mandos medios apoyan a Guaidó, sino que hemos pasado de mandos medios a generales. No todos, pero un buen grupo se ha pasado de bando. Hay respaldo internacional. No creo que esto termine hoy, pero veo a un narco gobierno desesperado. Esto es un paso adelante. Todo es un proceso.

—¿No se esperaba que para este punto más militares se rebelaran a Maduro?

Venezuela tiene más generales que Estados Unidos (EE.UU. tiene como 900 y Venezuela como 2000) porque Nicolás Maduro nombra general a todo aquel que es sospechoso de estar dudoso para que tenga muy buenos beneficios. Sin embargo, los mandos medios y mucha gente saben que los soldados no tienen comida, acceso a salud y a educación de calidad. Se ha ido desmembrando esta torre de Babel en la que confiaban Maduro y su cuadrilla. Recordemos que esta gente está dispuesta a quedarse hasta el final.

Las declaraciones de Diosdado Cabello y el hecho de que Maduro se haya trasladado del palacio de Miraflores al fuerte Tiuna, la guarnición militar más poderosa de Venezuela, indican que están desesperados, saben que en más o menos días pero van a caer. Sin embargo, el Grupo de Lima, la OEA, la ONU, todos van a coincidir en que pueden apoyar pero el esfuerzo viene de adentro, es Venezuela y son los venezolanos los que tienen que decidir.

—EE.UU. afirmó que altos cargos, incluido Padrino, se habían comprometido a apoyar la salida de Maduro. ¿Cayeron en una trampa?

No, yo pienso que ellos saben que esto es un proceso y lo van a llevar hasta donde aguante la cuerda. El propio presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos está vigilando y atento a lo que sucede, hay militares de alto rango que están en la frontera entre Colombia y Venezuela. Es un proceso. Rusia y China van a tratar de respaldar a Maduro hasta donde les sea posible, pero tampoco se van a sacrificar demasiado. Hay que recordar dos cosas: el presidente Guaidó ha dicho que reconocería los enormes préstamos que China y Rusia han hecho a Venezuela bajo el régimen de Maduro, y también ha dicho que a los militares venezolanos se les daría una amnistía y solamente aquellos que han incurrido en crímenes de lesa humanidad serían sancionados. O sea, esto es casi casi el final, pero todavía no es el final.

—¿Aún es decisivo el apoyo de Padrino o puede haber un levantamiento militar sin él?

Hay mucho descontento ya contra Padrino, es un hombre al que en los últimos meses se le han descubierto cuentas de enormes fortunas, algunas han sido congeladas en Estados Unidos, pero ellos tienen otros paraísos fiscales. Eso indica que se trata de un gobierno corrupto y que están ahí aguantado a fuerza de dinero.

—¿Cuál deberá ser el siguiente paso de Guaidó?

Sin duda, a pesar de que hoy vimos tanquetas atropellando civiles, la clave aquí es mantener a la gente en la calle. De hecho, está convocada para este miércoles una gran manifestación y lo que ha sucedido hoy no va a impedir que esa manifestación continúe. Venezuela aprendió la lección del 2017 cuando el gobierno mandó a la gente a su casa. Ahora los venezolanos están en la calle y las negociaciones que se hagan solo van a contribuir a que esto termine más temprano que tarde.

—¿Qué representa para el régimen y la oposición que Leopoldo López haya abandonado su arresto domiciliario?

Para el régimen es un golpe muy duro porque significa que los militares que lo estaban custodiando se fueron, lo dejaron libre. Maduro está perdiendo apoyo de la propia gente que lo respalda. La oposición lo que tiene que hacer es unirse. Ya vendrá el momento para la competencia electoral, ahora lo que necesitamos es un gobierno de transición donde toda la oposición esté unida. Y el apoyo internacional no solo político y diplomático, sino también de organismos internacionales que puedan ayudar a reconstruir económicamente el país.

—Pero que López terminara quedándose en la embajada chilena ha dado una imagen desalentadora…

Tengo entendido que está en calidad de huésped. Es probable que las fuerzas del régimen quieran atentar contra su vida, cosa que no sucede con el presidente Guaidó. El presidente Trump y otros mandatarios han dicho que si alguien le toca un pelo a Guaidó se va a armar la grande. Yo creo que ha sido estratégico que Leopoldo esté de huésped en la embajada, no ha pedido asilo. Tengo entendido que el Gobierno Chileno está dando facilidades para que él y otros dirigentes de la oposición que vean su vida en peligro puedan estar en calidad de huéspedes dentro del territorio diplomático chileno en Venezuela.