Juan Guaidó desde la Embajada de Bolivia en Caracas: “El pueblo boliviano nos dio un ejemplo de resistencia”. (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins).
Juan Guaidó desde la Embajada de Bolivia en Caracas: “El pueblo boliviano nos dio un ejemplo de resistencia”. (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins).
Redacción EC

Caracas. , presidente encargado de , se movilizó este sábado junto a u grupo de manifestantes hasta la Embajada de Bolivia en Caracas, luego de haber solicitado a los ciudadanos que se dirigieran hacia la sede diplomática, ubicada en Altamira.

En principio, la movilización tenía como punto de llegada la plaza José Martí en Chacaíto. Sin embargo, Guaidó pidió a los presentes caminar pacíficamente hasta la Embajada de Bolivia.

“Estamos aquí no como un hecho simbólico, sino como un hecho político. El pueblo boliviano nos dio un ejemplo de resistencia, de lo que se puede lograr con fortaleza y dignidad”, expresó refiriéndose a la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de esa nación sudamericana.

En ese sentido, el presidente encargado instó a la ciudadanía y a los factores políticos a mantener las acciones de protesta.

“Nuestra hermana Bolivia logró su libertad con la unión de todos los factores, con la movilización constante. Nosotros también hemos tenido movilización y unión de factores. Ahora es momento de sostenerla, de avanzar”, afirmó.

Guaidó Informó que se comunicó en horas de la mañana con Jeanine Añez, presidente interina de Bolivia, quien le expresó su respaldo por la libertad de Venezuela.

“Hablamos de mantener relaciones diplomáticas. Me enfatizó que no se pone del lado de la dictadura. Se mantiene del lado del pueblo de Venezuela, de los estudiantes, de los que somos democráticos”, señaló.

Finalmente, solicitó a los presente entonar el himno nacional en tributo a los venezolanos que han perdido la vida en la lucha por el retorno a la democracia.

Por su parte, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana y la Guardia Nacional Bolivariana estuvieron custodiando el lugar.

Una multitud de manifestantes que llevaban banderas y silbatos salió a las calles el sábado convocada por Guaidó para exigir un cambio en el país sudamericano, sumido en una demoledora crisis económica y continúas tensiones políticas luego de más de 20 años de gobiernos socialistas.

Los adversarios del presidente Nicolás Maduro respondían tímidamente al llamado de participar en la protesta nacional liderada por Guaidó, quien busca revitalizar la campaña para obligar al mandatario socialista a renunciar.

Agentes de la policía y la Guardia Nacional dispersaron temprano con gases lacrimógenos una concentración en el centro de Caracas, aunque en términos generales las fuerzas antidisturbios se mantienen en pequeñas cantidades y alejadas de la ruta de la caminata opositora, que se desarrolla principalmente en el este de la ciudad.

La oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, instó a las autoridades venezolanas a garantizar la protesta pacífica y evitar actos de intimidación o violencia.

“Sabía que la marcha no iba a ser muy contundente, pero no puedo quedarme en casa; siento que le debo a mis hijos un país mejor. Vine a demostrar que la lucha por la democracia sigue”, dijo Francisco Villasmil, un comerciante de 42 años, que portaba un cartel escrito a mano en que se leía “¡Maduro renuncia ya, fuera!”.

“Voy a seguir marchando hasta que seamos millones en la calle”, agregó.

Como suele ocurrir en Venezuela, los seguidores del presidente Maduro también marcharon desde otros tres puntos de la ciudad rumbo al palacio de gobierno, en el centro de Caracas, en “contra de los fascistas”, que según el oficialismo, dirigen las organizaciones políticas de oposición, y en apoyo a la “Revolución Bolivariana”, como llaman al proyecto político ideado por el fallecido presidente Hugo Chávez para convertir a Venezuela en un Estado socialista.

Fuente: “El Nacional” de Venezuela, GDA / AP