Vladimir Padrino
Vladimir Padrino
Gisella López Lenci

El general es el hombre fuerte de . No lo es ni tampoco Diosdado Cabello, mucho menos los líderes opositores. Si él decide bajar el dedo, entonces se acaba el régimen chavista. Pero hasta hora no lo hace. ¿Por qué se mantiene fiel?

Rodeado de la cúpula castrense, dijo hoy que la sublevación de algunos militares que decidieron liberar a "por una parte ha sido derrotada", y volvió a reiterar su apoyo incondicional a Nicolás Maduro.

Junto a él estaba el mayor general José Ornelas Ferreira, a quien algunos medios opositores venezolanos señalaban como el hombre detrás de la Operación Libertad, y que había decidido pasarse al lado de Juan Guaidó.

"Rechazamos este movimiento golpista que pretende llenar de violencia al país. Los pseudo líderes políticos que se han colocado al frente de este movimiento subversivo, han empleado tropas y policías con armas de guerra en una vía pública de la la ciudad para crear zozobra y terror", escribió en Twitter antes de dar su mensaje en televisión.

Poder real

Padrino López no solo es el ministro de Defensa, sino además es quien articula la distribución de los alimentos en un país sumido en una severa crisis de desabastecimiento, con escasez de alimentos y medicinas.

Padrino controla la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), que además está al frente de 11 de los 32 ministerios del país. Es decir, su presencia en el Poder Ejecutivo es fundamental. Es prácticamente un jefe de Gobierno en las sombras, y ha logrado neutralizar al propio Diosdado Cabello, con quien mantiene una pugna conocida entre los militares chavistas.

Vladimir Padrino
Vladimir Padrino

El Gobierno de Estados Unidos ya lo incluyó en la larga lista de funcionarios venezolanos sancionados y hoy el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, volvió a reclamarle que "se ponga del lado de la historia".

Un chavista leal

Padrino López ha sido un hombre de Hugo Chávez desde la intentona golpista del 4 de febrero de 1992. Aquella vez, Padrino, que comandaba el Batallón Bolívar de Caracas, debía esperar en la retaguardia del Palacio de Miraflores las órdenes para entrar con los tanques. El levantamiento debía acabar con la salida del poder de Carlos Andrés Pérez. El golpe de Estado fracasó, Hugo Chávez pasó dos años en la cárcel y Padrino logró evitar la prisión.

Diez años después, ya en el 2002 y con Chávez en el poder, Padrino se rehusó a levantarse en armas contra el mandatario, quien fue detenido por una facción militar durante 48 horas en la base de La Orchila. Su lealtad hizo que fuera considerado uno de los hombres de confianza de Hugo Chávez.

Con la llegada de Maduro al gobierno, éste también ha reconocido su fidelidad y ha decidido tenerlo de su lado para poder sostenerse.

Nicolás Maduro junto a Vladimir Padrino en una foto del 2014. Hugo Chávez había fallecido el año anterior. (AFP)
Nicolás Maduro junto a Vladimir Padrino en una foto del 2014. Hugo Chávez había fallecido el año anterior. (AFP)

En estos años, Padrino se ha encargado de supervisar el adoctrinamiento bolivariano en los cuarteles, para asegurarse la sumisión de los oficiales y soldados.

Aunque muchos soldados jóvenes y de mando medio han desertado en los últimos meses, sobre todo por la situación económica de sus familias, hasta ahora no ha significado un golpe importante para la cúpula militar, que sigue controlando negocios y empresas en todo el país.

En un informe que publicó este Diario en enero pasado, consignamos que de las 583 empresas públicas que existen en el país, 76 están dirigidas por uniformados, de acuerdo a cifras de la organización Transparencia Venezuela. Esto, además de la represión interna en las fuerzas castrenses, son factores que hacen que el nudo, por el momento y en medio de la incertidumbre reinante, sea difícil de desatar.