Nicolás Maduro acusa al Perú de ser “cómplice de ataque terrorista en Venezuela”. (Photo by YURI CORTEZ / AFP).
Nicolás Maduro acusa al Perú de ser “cómplice de ataque terrorista en Venezuela”. (Photo by YURI CORTEZ / AFP). / YURI CORTEZ
Redacción EC

El presidente de , , acusó este sábado al Perú de ser “cómplice del ataque terrorista” en su país al hablar sobre la incursión armada contra un cuartel militar ocurrida hace una semana en en la frontera con Brasil que terminó con la muerte de un oficial y el robo de 120 fusiles de asalto y 9 lanzagranadas.

“[Los atacantes] fueron hasta el Perú, ahí recibieron dinero y apoyo y ahí se encuentra el núcleo dirigente que el Gobierno Peruano se niega a detener y a poner ante la justicia. Acuso al Gobierno del Perú como cómplice del ataque terrorista al cuartel militar del sur de Venezuela. Son cómplices”, dijo Maduro durante un discurso de fin de año ante la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Una unidad militar del estado sureño de Bolívar, cercano a la frontera con Brasil, fue atacada el 22 de diciembre en la madrugada. En el choque con las fuerzas de seguridad murió un soldado del Ejército, de nombre Luis Caraballo Marcano, informaron las autoridades venezolanas.

Durante la ofensiva fueron hurtados 120 fusiles y nueve lanzagranadas RPG de manufactura rusa, la mayoría de los cuales se recuperó posteriormente, según se informó.

El gobierno de Maduro acusó a Colombia, Perú y Brasil de colaborar con las personas que irrumpieron en el cuertel, pero los tres países rechazaron y negaron esas acusaciones.

Maduro dijo que el sábado fueron detenidas tres personas, que se sumarían a un primer grupo capturado de unos 11.

El viernes, el gobierno brasileño confirmó que cinco militares venezolanos fueron localizados la víspera en una reserva indígena, en Sao Marcos, vasto territorio en el norte del estado de Roraima (norte).

“Estaban desarmados y fueron conducidos a Boa Vista (capital del estado), donde están siendo entrevistados”, indicó un comunicado conjunto de los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa.

Maduro señaló que consideró ordenar captura de "terroristas" venezolanos en Brasil

En el acto de Salutación de Fin de Año a las Fuerzas Armadas, Maduro afirmó el sábado que en su momento se tuvo el “dilema” de ingresar a territorio brasileño para capturar a los agresores de la instalación militar que estaban a la vista, mientras huían, pero “tomamos la decisión correcta de acuerdo al derecho internacional: El territorio brasileño es sagrado”. Se activaron los mecanismos de comunicación con el ejército de Brasil, se dio la ubicación de los atacantes y “es por eso que las autoridades brasileñas actúan” y “capturan a los terroristas”.

“Espero buenos resultados. Espero de buena fe, por el derecho internacional, por las relaciones de paz, que se cumpla la ley y más temprano que tarde estos cinco terroristas estén en manos de la justicia venezolana”, agregó Maduro, quien catalogó el 2019 como “un año tormentoso en el que se amenazó a nuestra patria con agresiones de carácter económico, comercial, petrolero, político, diplomático, persecución mundial por parte del imperialismo norteamericano como nunca antes”.

Desde que el líder opositor venezolano Juan Guaidó -que también preside la Asamblea Nacional- se declaró presidente encargado en enero en desafío a Maduro, numerosos militares venezolanos han desertado y cruzado la frontera con Brasil y Colombia. Los desertores atendieron la exhortación de Guaidó para que retiraran su apoyo al gobernante socialista, y ahora reciben un tratamiento semejante al de los cientos de miles de personas que han solicitado refugio en suelo brasileño.

Unos 50 países, incluidos Brasil, Colombia, Perú y Estados Unidos, han reconocido a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela.

“Sufrimos una conjura internacional que tuvo como objetivo dividir, fracturar y destruir la unión, disciplina, cohesión y moral de nuestras fuerzas militares”, añadió Maduro, afirmando que está “más agradecido que nunca por la lealtad, el profesionalismo y la cohesión de la Fuerza Armada Nacional” en una época en que serían objeto de presiones para que se sumen a la “traición”.

De acuerdo con cifras de las Naciones Unidas, casi cinco millones de migrantes y refugiados venezolanos han dejado el país. Muchos de ellos huyen de la hiperinflación de seis dígitos que ha minado sus ingresos y dificulta la adquisición de productos básicos como alimentos y medicinas. Otros piden refugio, citando violaciones a los derechos humanos y persecución por razones políticas.

En un principio, el canciller venezolano Jorge Arreaza acusó a Colombia, Brasil y Perú de brindar apoyo al grupo que atacó la unidad militar con el respaldo de desertores.

“En estricto apego al derecho internacional y a la buena vecindad, Venezuela jamás ampararía asaltos a unidades militares de Brasil y actos de desestabilización de sus instituciones democráticas con el objetivo de perturbar la tranquilidad pública de ese país”, resaltó la cancillería venezolana.

“En este sentido, Venezuela aspira contar con la mayor colaboración por parte de las autoridades de la República Federativa del Brasil”, se añade en el escrito.

Fuente: Con información de EFE / Reuters y AP