Juan Guaidó no reconoce los resultados de las elecciones. (Reuters),
Juan Guaidó no reconoce los resultados de las elecciones. (Reuters),
Natalia Lizama

Tras las cuestionadas elecciones parlamentarias en , no reconocidas por gran parte de la comunidad internacional, e instalada la nueva Asamblea Nacional en la que el chavismo le arrebató el control a la oposición, una de las principales dudas que surgió gira en torno al lugar que ocupará Juan Guaidó, proclamado presidente interino de la República en el 2019 y respaldado por al menos 50 naciones, entre ellas Estados Unidos y el Perú.

MIRA: Los países que rechazan el “ilegítimo” nuevo Parlamento de Venezuela y reiteran su apoyo a Guaidó

Los comicios parlamentarios celebrados el 6 de diciembre le otorgaron 256 de los 277 escaños al chavista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), arrebatándole a la oposición el único de los tres poderes que controlaba desde el 2015. Estas elecciones, sin embargo, fueron tachadas de “ilegítimas” por gran parte de la comunidad internacional, que criticaba la “falta de pluralismo político”, el incumplimiento de “estándares internacionales para un proceso creíble” y la reducida asistencia de votantes: apenas 31% de electores habilitados sufragaron, 40 puntos porcentuales por debajo de las parlamentarias del 2015.

Mientras el chavismo asumía el control del Parlamento, el 5 de enero, la oposición celebró en paralelo una sesión virtual tras la que anunciaron la prolongación por un año de los diputados electos en el 2015 en una denominada Comisión Delegada, instancia contemplada en la Constitución para operar solo durante las vacaciones de los diputados.

Por otro lado, y pese a haber perdido el control del Parlamento, los congresistas opositores ratificaron a Guaidó como presidente interino. “A pesar del show que están haciendo en el Palacio Federal Legislativo secuestrado por una dictadura que nadie reconoce (...) estamos aquí, de pie”, dijo el líder opositor.

Estados Unidos, Colombia, Uruguay y Brasil son algunos de los países que han reafirmado su apoyo a Guaidó en el cargo. Sin embargo, la Unión Europea emitió un comunicado esta mañana en el que deja de referirse a él como presidente interino, aunque condenando el proceso electoral del 6 de diciembre.

El Comercio conversó con el politólogo José Vicente Haro y el constitucionalista Pedro Afonso del Pino sobre qué factores sustentarían la permanencia de Guaidó como presidente interino de Venezuela y qué estaría planeando el chavismo para contrarrestar la influencia del opositor.

Según Haro, el gobierno de Nicolás Maduro “hizo un fujimorazo, pero lento a la venezolana, desde el 2016 en que comenzó a disolver la Asamblea, amenazando”.

Además, recalcó que tanto Rusia como China siguen jugando un rol fundamental ayudando de forma estratégica para que el régimen de Maduro se mantenga en el poder.

El papel internacional es clave y es muy influyente en Venezuela. Los países que lamentablemente sostienen al chavismo son Rusia en lo económico, en lo político y en neutralizar respaldos hacia los venezolanos; Cuba en en el control social y la persecución de los políticos; China en lo económico; Turquía en materia política económica y armamento; e Irán que es un país que influye en el envío de armamento y ayuda a reprimir a los venezolanos”, detalla.

Por otro lado, la presión internacional de los países que están en contra de las fraudulentas elecciones también tienen un peso significativo para la oposición, ya que, al no reconocer como mandatario legítimo a Maduro, le dan la opción a Guaidó de seguir siendo el presidente interino. Aunque esto no garantiza que la ciudadanía siga confiando en el líder opositor.

Desde el plano internacional, la institución que representa al Estado es el Presidente de la Republica, como Jefe de Estado. Sin embargo, la situación política compleja ha repercutido a nivel internacional y muchos países han desconocido procesos políticos electorales en Venezuela”, explica el constitucionalista Pedro Afonso.

¿EL MISMO DESTINO QUE LEOPOLDO?

Haro asevera que, pese a estas disputas, el régimen de Maduro no encarcelará a Guaidó, a diferencia de lo que ocurrió con Leopoldo López en el 2014. Si bien Juan Guaidó tiene cuatro procesos penales en su contra, prohibiciones de salida de país, multas y sanciones, acusaciones por desacato y otra por delito de usurpación, el chavismo no hará nada al respecto.

Guaidó no va a ser metido preso por lo que comprendió el chavismo después de la experiencia de Leopoldo López. Tener preso a una persona que trata de ser líder de la oposición lo que haría es victimizarlo y hacerlo subir en las encuestas, ellos prefieren no tener a ningún dirigente opositor de algún calibre porque sería victimizarlo y convertirlo en mártir. Los venezolanos suelen sensibilizarse mucho con los presos políticos, y la comunidad internacional se mueve, entonces ellos que tienen asesores maquiavélicos saben que le hacen un favor político”, explica el analista.

Además, Haro añadió que actualmente la población de Venezuela se encuentra profundamente decepcionada con la oposición. “Los venezolanos en su mayoría está muy decepcionada del liderazgo opositor de Venezuela, es un común denominador que se observa en la calle”, afirmó.

Pedro Afonso, por su parte, afirma que la solución para que la situación en el país mejore depende solo del propio país, sus políticos y el consenso entre ellos.

Venezuela requiere un proceso de negociación interna. No hay soluciones mágicas. No soluciones externas. Ningún sector político se va a imponer a otro hasta eliminarlo. Hay que buscar acuerdos, hacer política. Se requiere una transición con acuerdos políticos y económicos de todos los sectores políticos, sociales y económicos que permita que el país supere la grave crisis que tiene”, declaró.

VIDEO RECOMENDADO

División internacional en torno a polémica elección parlamentaria de Venezuela
División internacional en torno a polémica elección parlamentaria de Venezuela

TE PUEDE INTERESAR