Módulos Temas Día

La prensa venezolana lucha por sobrevivir, ahogada por medidas de Nicolás Maduro

La crisis y las reformas económicas obligaron a decenas de medios venezolanos a despedir a su personal, reducir su oferta o finalmente cerrar. Uno de estos casos es el de El Nacional de Venezuela

Caracas. Rodeados de sillas vacías, un puñado de periodistas trata a duras penas de mantener viva la redacción del emblemático diario El Nacional. Ahogados por la crisis y las reformas económicas, decenas de medios venezolanos despidieron personal, redujeron su oferta o finalmente cerraron.

Fundado hace 75 años, El Nacional llegó a tener cinco cuerpos (72 páginas en total) y varias revistas. Hoy en día apenas cuenta con 16 páginas y limitó su circulación a cinco días a la semana por falta de papel.

"Hasta agosto de este año habían cerrado más de 20 periódicos", 11 tras un paquete de medidas económicas lanzado por el gobierno ese mes, dijo a AFP Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público, que promueve la libertad de expresión.

Varias estaciones de radio, apuntó Correa, redujeron personal y sus programas informativos, recurriendo a los musicales. "Ha bajado la oferta del debate público", agregó.

En medio de una voraz hiperinflación, el presidente Nicolás Maduro incluyó en su plan económico un aumento de 3.400% del ingreso mínimo desde el 1 de setiembre, lo que acorraló a empresas y medios de comunicación sin capacidad para asumirlo.

Aunque el gobierno ofreció costear el diferencial del aumento por tres meses, varios medios descartaron el subsidio para evitar presiones sobre líneas editoriales. Otros, como El Universal y Últimas Noticias, lo aceptaron, pese a protestas o quejas de periodistas.

Correa advirtió que luego de los tres meses de subsidio, tendrán dificultades para subsistir.

--- "Muy comunistamente" ---

El Nacional pagó con dificultades el aumento del salario a sus cada vez menos trabajadores, que renuncian asfixiados por la crisis, dijo a AFP Argenis Martínez, su vicepresidente editorial.

El periódico rechazó el subsidio del gobierno para mantener su línea opositora, pero sus empleados ganan el salario mínimo, 1.800 bolívares (unos 10 dólares en el mercado negro), que cubre apenas 8% de la canasta básica alimentaria medida por el Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros.

Venezuela

Foto y video: AFP.

Los obreros de su rotativa cerraron a la fuerza el diario durante una semana en setiembre, exigiendo que se fijaran sueldos en función de años de experiencia, dijo a la AFP el sindicalista Johny Paulo.

El aumento decretado por el gobierno destruyó las escalas salariales y hay empresas en las que todos los empleados, desde el personal de limpieza hasta los jefes, quedaron con sueldo mínimo, comentó a AFP Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica.

"Aquí (en El Nacional) todos, ejecutivos y todo el mundo, ganan salario mínimo. Muy comunistamente", ironizó Martínez, asegurando que ni los empleados públicos tienen pagos diferenciados.

Varios trabajadores de instituciones estatales han protestado exigiendo aumentos, pues el incremento decretado no establece diferencias por escalafones.

--- Desigualdad informativa ---

Los medios no solo lidian con una recesión económica que lleva cinco años y una hiperinflación que según el FMI cerrará en 1.350.000% en 2018. También deben enfrentarse a un gobierno hostil con la prensa crítica.

Correa denuncia que el gobierno socialista acorrala a los medios al negarles permisos para operar o el papel periódico -monopolizado por el Estado-, prohibiendo mencionar temas como la corrupción, bloqueando unos 2.500 portales o incluso comprándolos a través de terceros para cambiar su línea editorial.

"En 2017 cerraron 52 estaciones de radio y sacaron del aire ocho canales y servicios de televisión internacional como CNN en español. Desde 2013, han cerrado más de 50% de los periódicos", precisó.

Corresponsales extranjeros han sido expulsados del país por no haber tramitado los permisos ante las autoridades, y a periodistas críticos se les han suspendido sus pasaportes.

Además, añadió Correa, el gobierno presiona a anunciantes privados para que no paguen publicidad en medios críticos, que tampoco reciben anuncios oficiales.

El Nacional, al igual que el diario Tal Cual y el portal La Patilla, enfrentan demandas del número dos del chavismo, Diosdado Cabello, que los acusa de "difamación" por replicar reportes de medios españoles que lo vinculaban con narcotráfico.

"Si quieren tomar el periódico, lo toman pasando por encima de la ley. La demanda no tiene base jurídica. Tengo cuatro años con prohibición de salir del país, separado de mi esposa. No ha habido audiencia", declaró Martínez.

Demandas similares de Cabello contra ABC, en España, y The Wall Street Journal, en Estados Unidos, fueron desestimadas en esos países.

Con reservas de papel hasta diciembre, según sus trabajadores, El Nacional tuvo que dejar de salir sábados y lunes para estirar su existencia. No descarta reducir más sus ediciones.

Hace 10 años, los quioscos de Caracas estaban repletos de publicaciones nacionales e internacionales. Ahora apenas se consiguen pocas revistas y periódicos, cada vez más delgados.

Ante esta situación, Correa destaca que los venezolanos han acudido a las redes sociales o a la mensajería digital para buscar información.

Fuente: AFP

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada