Venezuela: El secuestro, otro delito que aumenta en Táchira. Foto: El Nacional, GDA
Venezuela: El secuestro, otro delito que aumenta en Táchira. Foto: El Nacional, GDA

Un repentino incremento de los secuestros en el estadodurante el primer semestre de 2019 podría ser otra consecuencia de la proliferación de grupos armados que se han apoderado de la frontera de con , señala la Unidad de Investigación de InSight Crime en un trabajo publicado en su página web.

En los primeros seis meses del año se han reportado cinco secuestros con ocho víctimas en varios municipios de Táchira, en informes de prensa analizados por InSight Crime. La misma cantidad que se registró en todo 2018 en la entidad, según datos del Observatorio Venezolano de Seguridad del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz.



► 

No obstante, el OVS contabiliza solo dos secuestros en el estado fronterizo en el primer semestre de 2019. Los casos se conocieron cuando los organismos de seguridad informaron sobre el rescate de las víctimas.

Uno de los primeros se dio a conocer cuando funcionarios de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana rescataron a Alejandro Tineo, que se encontraba secuestrado en el sector El Recreo, en San Antonio del Táchira, en la primera semana de abril de 2019.

Luego se conoció del plagio de dos comerciantes propietarias de una empresa de lácteos, que fueron secuestradas por una pareja de delincuentes al salir de su empresa en Coloncito, municipio Panamericano, a finales de abril. Funcionarios de la policía del estado Táchira y de la Guardia Nacional Bolivariana las rescataron.

Dos meses más tarde, el 7 de junio, ocurrió el triple secuestro del comerciante Germán Plata, Norma Loaiza y el conductor José Guillermo Santafé Romero, cuando se desplazaban desde Ureña a San Cristóbal.

Los dos hombres fueron rescatados en una operación del Grupo Antiextorsión y Secuestros-Táchira. A Norma Loaiza la liberaron posteriormente.

Una semana después, el 15 de junio, el Diario de los Andes reportó la muerte de Audelio Antonio Sánchez, un productor agropecuario de 62 años de edad, del municipio Jáuregui en el noroeste del estado Táchira.

Sánchez había sido secuestrado y se cree que murió en medio de un enfrentamiento entre sus captores. Su cuerpo sin vida se encontró en el sector El Carira, municipio Panamericano.

A finales de ese mes se informó sobre el secuestro de una niña de 1 mes de nacida. Tres jóvenes pretendían venderla en Cúcuta, Colombia, informó la policía judicial después de arrestaron a los miembros de la banda.

Históricamente, el secuestro ha sido uno de los delitos más comunes en el estado Táchira. Su condición de estado fronterizo hace que sus habitantes sean más vulnerables a la acción de los grupos irregulares de Colombia. Sin embargo, en los últimos años se había registrado un descenso en este delito, con solo tres casos en esa entidad en 2017.

“Aunque los responsables de la mayoría de los secuestros ocurridos en lo que va del año en Táchira no han sido identificados por las autoridades, la presencia de una gran cantidad de organizaciones criminales operando en la zona podría ser la respuesta al incremento de los plagios”, señala.

Germán Plata, uno de los comerciantes secuestrados, reveló en una entrevista al diario La Nación que los hombres que lo secuestraron se identificaban como guerrilleros. Sin embargo, esta frontera –por la que a diario pasan miles de migrantes venezolanos– concentra a una decena de grupos criminales como Los Rastrojos, el Colectivo de Seguridad Fronteriza, el Ejército Popular de Liberación, y la “megabanda” el Tren de Aragua, entre otros.

Por otra parte, las cifras contradicen un anuncio reciente del ministro de Relaciones Interiores, Néstor Reverol, quien aseguró que habían logrado reducir los secuestros en 41% en todo el país.

Aunque no ofreció cifras oficiales que revelen exactamente cuántos secuestros ocurren en cada estado, la reducción del total de plagios parece un hecho evidente, pues los reportes y las denuncias son cada vez menores.

La situación en Táchira, no obstante, es diferente. En 2019 se ha registrado un incremento en la criminalidad. La entidad pasó del puesto 14 entre los estados con más delitos del país, en 2018, al lugar 10 en 2019, según datos del OVS del ministerio, a los que InSight Crime tuvo acceso.

Las cifras del mismo organismo gubernamental también muestran un incremento de 6,1% en los homicidios.

“En el caso de los secuestros también hay un aumento. Los medios de comunicación han reportado cinco casos hasta el 30 de junio, y uno más hasta el primero de septiembre. Con una particularidad, los plagios son cada vez más violentos”, subraya InSight Crime.

Concluye: “El incremento de los diferentes delitos en Táchira coincide con la proliferación de grupos armados en este estado fronterizo, que se han instalado en la zona atraídos por los negocios criminales derivados de la migración forzada de venezolanos”.

TAGS RELACIONADOS