Redacción EC

Caracas. Apenas un centenar de personas se reunieron este sábado en Caracas y acudieron a los cuarteles a pedir a los militares que se levanten contra el gobierno de , tal y como pidió el viernes el jefe del Parlamento venezolano, , reconocido por más de 50 países como presidente interino.

MIRA ACÁ LA TRANSMISIÓN EN VIVO:

El grupo más numeroso se dirigió hacia el control militar de la residencia presidencial La Casona, que hace años no ocupa ningún mandatario, donde fueron frenados por un grupo de policías que cortaban el paso equipados con equipos antidisturbios.






Allí, los manifestantes, la mayoría de ellos de avanzada edad, intentaron dialogar y entregar el documento de la Ley de Amnistía aprobada por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, que les garantiza el perdón jurídico si se rebelan contra Maduro.

"He venido porque hay que luchar por la libertad, en este país, cada día vamos de mal en peor, no tenemos comida, no tenemos medicinas, no tenemos ningún beneficio de lo que el gobierno está llamado a hacer", comentó a Efe Martín Mora, una de las personas que acudieron hasta el lugar.

Tras una breve espera, se unieron al grupo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) también con equipos antidisturbios y algunos con máscaras de gas.

El comandante del grupo de la GNB recibió el documento y posteriormente lo quemó, según pudo constatar Efe mientras afirmaba que no iban a traicionar su deber.

Decepcionó así a los opositores como Mora, que espera que "los militares sean conscientes y que le hagan caso al pueblo".

"El pueblo está pidiendo auxilio porque ya no aguantamos más esta situación", subrayó antes de mostrarse decepcionado por la respuesta militar y afirmar que esperaba más de ellos desde que el pasado martes Guaidó lideró un fallido levantamiento militar.

Frente a la Comandancia de la Armada en el centro de Caracas, el llamado de Guaidó tuvo todavía menor respuesta y un vocero leyó el documento por un megáfono más allá del cordón policial.

Allí se encontraba Rogelio Díaz, concejal de Caracas y dirigente nacional del partido Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei).

Díaz explicó a Efe que la expectativa con que iniciaron la jornada fue conseguir que los militares les escuchen y reclamar "que se pongan del lado del pueblo".

"Lo que estamos pidiéndole es que garanticen el respeto a la Constitución, que entiendan que hoy hay más de un 80 o 90 % del pueblo de Venezuela pidiendo un cambio. Un cambio democrático, un cambio para no ser un país donde se mueren los niños por falta de medicinas o de comida", sostuvo.

- Por "algo más grande" -

Guaidó recalcó el carácter pacífico de la jornada. "El objetivo es llevar nuestro mensaje sin caer en confrontación ni provocaciones", tuiteó este sábado.

Disturbios registrados el martes durante la rebelión y el miércoles en protestas contra Maduro dejaron cuatro civiles muertos, 200 heridos y 205 detenidos, según Amnistía Internacional.

AFP.
AFP.

El mensaje a los militares ratifica el "compromiso" del Legislativo, de mayoría opositora, con una ley de amnistía para quienes den la espalda a Maduro.

Guaidó ya había organizado en enero movilizaciones hacia los destacamentos militares para entregar el texto de esa norma.

"No creo que esto vaya a producir el quiebre militar, pero contribuye a que algo más grande ocurra pronto", dijo a la AFP Marcos Rodríguez, abogado de 24 años, alistándose para marchar hacia La Carlota.

Guaidó no logró que la rebelión provocara una ruptura en la Fuerza Armada.

La cúpula reiteró su lealtad a Maduro, tras lo cual 25 uniformados pidieron asilo en las embajadas de Brasil y Panamá, y López, quien había sido liberado de su prisión domiciliaria por los insurrectos, se refugió en la residencia del embajador de España.

AFP.
AFP.

Negando un fracaso, López sostuvo que esa acción "siempre se planteó como un primer paso" y que "el quiebre ha comenzado".

- Entre Trump y Putin -

La sublevación avivó las tensiones entre Estados Unidos y Rusia en torno a la crisis venezolana, sobre la cual dialogaron el viernes los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin.

Trump ratificó su apoyo a Guaidó luego de que la Casa Blanca, que ha aplicado duras sanciones para asfixiar a Maduro, asegurara que el mandatario estaba listo para huir a Cuba el martes pero Moscú lo disuadió.

Putin declaró, a su vez, que los intentos de un cambio de gobierno "por la fuerza socavan las perspectivas de una solución pacífica".

"No es de extrañar que una vez agotada la estrategia de sanciones, con el país destruido, los aliados externos se vean tentados a negociar de manera directa con el sector militar, si éste decide tomar el poder", estima el analista Luis Vicente León.

El Grupo de Lima, formado por una docena de países que respaldan a Guaidó, acordó tender puentes para que Cuba, aliada de Maduro, propicie una solución negociada.

Tras la reunión, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, cuyo país integra el Grupo de Lima, dialogó telefónicamente con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel y le transmitió el objetivo de realizar elecciones "libres y justas" en Venezuela, según Ottawa.

- "Resquebrajamiento" -

La situación en Venezuela también fue analizada el viernes en el Pentágono. El secretario de Defensa interino, Patrick Shanahan, dijo que Estados Unidos maneja opciones militares "adaptadas" a las circunstancias en el terreno.

Tras el alzamiento, Maduro dio señales de radicalización al llamar a la Fuerza Armada a no vacilar contra los "golpistas".

La Fiscalía solicitó la captura de 18 civiles y militares por su supuesta implicación en el alzamiento.

"Una opción es que Maduro intensifique la represión, que ya es bastante severa", afirma Michael Shifter, de Diálogo Interamericano. Pero advierte que la situación se puede salir de las manos si algunos oficiales se niegan a ejecutar esas órdenes, lo que provocaría un "mayor resquebrajamiento".

Una detención de Guaidó no parece inminente, ante la advertencia estadounidense de que éste sería el "último error de la dictadura".

Fuente:  EFE / AFP