"Incapaz de atraer a votantes más moderados, y en medio de una pandemia que reforzó el apoyo a los partidos principales, el partido se entrelazó con el radicalismo anticuarentena". (Foto: Getty Images)
"Incapaz de atraer a votantes más moderados, y en medio de una pandemia que reforzó el apoyo a los partidos principales, el partido se entrelazó con el radicalismo anticuarentena". (Foto: Getty Images)
Anna Sauerbrey

Periodista

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En noviembre, cuando comenzaron a aumentar los casos de , miles de personas se reunieron en Berlín para protestar contra las restricciones. Entre los teóricos de la conspiración y los extremistas se encontraban varios legisladores del principal partido de oposición del país, .

Fue sorprendente ver a los legisladores mezclarse con los conspiradores en las calles. Sin embargo, tampoco tan sorprendente. AfD ha buscado mejorar su posición electoral antes de las elecciones nacionales de septiembre asociándose con el movimiento anticierre.

Pero no ha funcionado. En los meses transcurridos desde la pandemia, el apoyo de AfD ha decaído. Su adopción del sentimiento anticuarentena parece haber limitado aún más su atractivo y acelerado su transformación en una organización extremista.

Cuando la pandemia llegó a Alemania en marzo del 2020, la respuesta inicial de AfD fue cautelosa. Los legisladores prominentes del partido advirtieron sobre el virus, alentaron al gobierno a actuar con rapidez y votaron por un paquete de alivio económico.

Pero este intento de atender al votante promedio tuvo un costo. El partido pronto se vio privado de muchos de sus partidarios habituales, que tomaron un rumbo diferente, minimizando el peligro y castigando al gobierno.

Para un partido alimentado por la indignación, eso era un problema. Cuando se levantó provisionalmente la primera , durante abril y mayo, muchas de las principales figuras de AfD dieron un giro de 180 grados. Criticaron ferozmente las restricciones de cualquier tipo, que, según ellos, eran inconstitucionales y económicamente ruinosas.

En noviembre, para demostrar su desafío, el partido celebró una convención en persona con cientos de participantes apiñados en un salón. Y miembros prominentes del partido no solo asistieron a algunas de las protestas contra la cuarentena que se extendieron por todo el país el año pasado, sino que también adoptaron los puntos de conversación de los manifestantes. AfD se convirtió en algo así como el partido antibloqueo.

El movimiento tenía sentido. Cuando llegó la pandemia, el partido “había comenzado a sufrir”, me dijo Kai Arzheimer, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Mainz. La migración había desaparecido de la cima de las preocupaciones de los votantes, privando al partido de su impulso.

Es más, el partido fue visto cada vez más como extremo y radical. Los medios de comunicación descubrieron muchos vínculos con grupos extremistas como el Movimiento Identitario, que aboga por sociedades étnicamente homogéneas, mientras que un grupo interno radical ganó el poder. AfD se consideró tan peligrosa que el servicio de inteligencia nacional incluso puso bajo vigilancia una de sus alas.

Incapaz de atraer a votantes más moderados, y en medio de una pandemia que reforzó el apoyo a los partidos principales, el partido se entrelazó con el radicalismo anticuarentena. La estrategia ha fracasado. Las encuestas nacionales colocan habitualmente al partido con una aprobación del 10% o menos. Es poco probable que se repita la demostración histórica de 2017, cuando AfD se convirtió en el primer partido de extrema derecha en ingresar al parlamento alemán de posguerra.

Sin embargo, eso no hace que la fiesta sea menos peligrosa. AfD busca socavar la confianza del público en el sistema político. Un legislador de AfD sugirió desde el piso del parlamento que el voto por correo era una de las muchas “ideas oscuras” con las que los otros partidos esperaban manipular la votación, mientras que una sección del partido ha publicado anuncios en Facebook advirtiendo contra la práctica.

En una decisión histórica la semana pasada, la agencia de inteligencia nacional del país puso bajo vigilancia a todo AfD, calificándola de organización extremista. Es difícil saber si es correcto hacerlo, y si la orden, que fue suspendida y está bajo impugnación legal, se promulgará. Pero AfD, y el peligro que potencialmente representa para la democracia de Alemania, no irá a ninguna parte.


–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS