Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

¿Está América cansada de perder?, por Anne O. Krueger

“Al actuar como un matón inseguro, Trump ha dejado a Estados Unidos cada vez más aislado de la economía global”.

Anne O. Krueger Economista

sdsad

“Vale la pena recordar que el TPP habría excluido a China y garantizado un bloque comercial liderado por Estados Unidos en Asia a largo plazo”. (Ilustración: Jhafet Pianchachi)

No contento con su guerra comercial contra China, el gobierno del presidente Donald Trump también ha iniciado negociaciones comerciales bilaterales con Japón. Sin embargo, lo que sea que Trump espera lograr con Japón será mucho menos de lo que desechó cuando abandonó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) a principios del 2017.

Durante la campaña presidencial de EE.UU. en el 2016, Trump les prometió a los estadounidenses que negociaría tantas ofertas importantes en su nombre que se “cansarían de ganar”. Ahora que ha impuesto costos elevados a los agricultores, consumidores y a la economía en general, a través de las tarifas a las importaciones chinas, es probable que los estadounidenses estén bastante cansados.

La retirada de Trump del TPP es el ejemplo canónico de su imprudencia en la política comercial. Firmado en el 2016 por Estados Unidos y otros 11 países de la costa del Pacífico, el tratado habría gobernado alrededor del 40% de todo el comercio cubierto por las normas de la Organización Mundial del Comercio. Fue un “acuerdo del siglo XXI” que incluía no solo reducciones arancelarias, sino también disposiciones para liberalizar el comercio minorista, las comunicaciones, el entretenimiento y los servicios financieros.

Cuando Estados Unidos se retiró del TPP, muchos asumieron que el acuerdo estaba muerto. Pero los signatarios restantes, encabezados por el primer ministro japonés Shinzo Abe, acordaron rápidamente un reemplazo, el Acuerdo Comprensivo y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CPTPP), que conserva alrededor de 200 de las 220 disposiciones impares del TPP.

Ahora que el CPTPP ha entrado en vigor, Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam disfrutan de acceso preferencial a los mercados de cada uno. A medida que se reducen gradualmente las tarifas, los proveedores estadounidenses en esos mercados se encuentran en una desventaja creciente. Si bien el arancel japonés sobre las importaciones estadounidenses de carne vacuna se ha mantenido en 38,5%, la tasa sobre la carne vacuna proveniente de otros países del CPTPP se ha reducido a 27,5% y eventualmente alcanzará solo el 9%. Como resultado, la carne estadounidense (y el trigo) que ingresa a Japón (o cualquier otro país CPTPP) ahora enfrenta una tarifa más alta que la carne vacuna y el trigo de Australia, Canadá o Nueva Zelanda.

Aun así, Japón fue uno de los pocos socios comerciales estadounidenses que no tomaron represalias cuando la administración de Trump impuso aranceles al acero y al aluminio. Y al tiempo que afirma la preferencia de Japón por los acuerdos regionales y multilaterales, Abe, sin embargo, aceptó negociar de manera bilateral con los Estados Unidos.

Con las elecciones parlamentarias japonesas que se celebrarán este verano, es probable que las conversaciones bilaterales no vayan a ningún lado hasta más adelante en el año. Para cuando ocurran, Japón ya se habrá beneficiado por haber firmado un acuerdo de libre comercio (TLC) con la Unión Europea. A partir de febrero pasado, más del 90% de las exportaciones de la UE a Japón estaban libres de impuestos; y, después de un breve período de eliminación, lo mismo se aplicará al 85% de los productos agroalimentarios. No por nada Abe promocionó el trato de la UE como prueba de “la inquebrantable voluntad política de Japón y de la UE de liderar al mundo como campeones del libre comercio en un momento en que el proteccionismo se ha extendido”.

Por su parte, el gobierno de Trump quiere que Japón elimine las barreras a las exportaciones agrícolas y automotrices de EE.UU. y reduzca su superávit comercial bilateral, que alcanzó los 58.000 millones de dólares (en bienes) en el 2018. Sin embargo, Trump a menudo se queja de que los productos estadounidenses se enfrentan a una discriminación comercial en Japón, pero él tiene la culpa. Es natural que los exportadores estadounidenses pierdan participación de mercado frente a sus contrapartes en Europa y los países CPTPP. Con los nuevos acuerdos de libre comercio de Japón en vigor, es probable que el déficit comercial de Estados Unidos con Japón crezca aun más.

No funcionó el “arte del trato” de Trump. El negociador supuestamente brillante ha dejado a los exportadores estadounidenses en una grave desventaja en los mercados que abarcan el Pacífico y Europa. Peor aun, China ahora está presionando por un mega-TLC entre 16 países en virtud de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), cuyas negociaciones están en curso (aunque muchos expertos de China no esperan que se alcance un acuerdo en el futuro).

Aquí, vale la pena recordar que el TPP habría excluido a China y garantizado un bloque comercial liderado por Estados Unidos en Asia a largo plazo. Ningún acuerdo que el gobierno de Trump haga con Japón puede compensar lo que Estados Unidos habría tenido bajo el TPP. Aunque Abe ha declarado que está dispuesto a negociar bilateralmente con Trump, no puede otorgarle mejores condiciones a Estados Unidos que a los socios de CPTPP de Japón.

Hemos visto esta película antes. Con cada “negociación” de Trump, Estados Unidos emite sus demandas, ofrece poco a cambio y amenaza con el “castigo” a través de aranceles si no consiguen su camino. Al igual que el ladrón que dice “tu dinero o tu vida”, no hay una negociación real de la que hablar. Al actuar como un matón inseguro, Trump ha dejado a Estados Unidos cada vez más aislado en la economía global. Los productores y consumidores estadounidenses ya están pagando el precio. La única pregunta es cuántas “victorias” más están dispuestos a soportar.

–Glosado y editado–

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada