Módulos Temas Día

Amor, amistad y redes sociales digitales, por Soledad Escalante

“Nunca antes había bastado con un clic para que dos personas traben amistad, aunque no lleguen a verse nunca cara a cara”.

Amor digital

“Para Borges, la diferencia entre el amor y la amistad es ineludible: no se puede evitar ni se puede fingir”. (Ilustración: Giovanni Tazza)

Que la amistad y el amor son sentimientos, emociones y vivencias distintos y diferentes es un hecho que fue ya reconocido incluso por los primeros filósofos que trataron ambos temas.

Borges da en el clavo cuando señala que un cierto componente de ansiedad inevitable puede ser un punto de inflexión para descubrir y reconocer la diferencia entre la serena amistad y el siempre inquieto amor. Con Bauman podríamos estar de acuerdo en que el amor tiende a su licuefacción continua. No recuerdo representaciones solidificantes del amor. Por el contrario, casi todas las representaciones que vienen a mi memoria coinciden en señalar la naturaleza líquida del amor: una sustancia en movimiento, volátil, etérea, efímera.

Schopenhauer, en páginas memorables, señala la ubicuidad del amor, que se introduce en las minucias de la vida cotidiana y los pormenores infidentes de los amantes. Líos y enredos sentimentales dan motivos a los escritores para entrenarse y adiestrarse en el cultivo de la prosa y la poesía erótica, por ejemplo, y también son tema en la pintura, la música y el teatro hasta el siglo XVIII. También la fotografía y el cine harán lo propio en los siglos XIX y XX.

En lo que va del siglo XXI, la consolidación de Internet y el ‘boom’ de las redes sociales han puesto en entredicho las representaciones tradicionales, provenientes, en su mayoría, de un principio de autoridad heteronormativa que, con el cuento de las soluciones manufacturadas para los desafíos vitales, anula la agencia de las personas o la restringe al mínimo.

Para Borges, la diferencia entre el amor y la amistad es ineludible: no se puede evitar ni se puede fingir. No solo es una cuestión abstracta, conceptual. Borges recalca la dimensión práctica de un saber tal, e incluso la utilidad que brinda saber distinguir y discernir la diferencia entre ambos modos de sentir y estar en el mundo, además de los beneficios para la salud afectiva, psíquica y aun social. No es poca cosa. Es una buena prueba práctica cuando tenemos dudas sobre lo que sentimos o sobre lo que sienten por nosotros. Para bien o para mal, es una respuesta a considerar con realismo.

A diferencia del amor, sostiene Borges, la amistad puede prescindir de la frecuencia. La experiencia nueva de las redes sociales y su todavía activa y creciente difusión nos obliga a repensar las nociones tradicionales no solo de la amistad y el amor, sino de prácticamente todas las categorías que empleamos diariamente en el mundo de hoy. Nunca antes había bastado con un clic para que dos personas traben amistad, aunque no se hayan visto antes, aunque no lleguen a verse nunca cara a cara. ¿Es verdadera amistad, verdadero amor?

Borges afirma que las ideas que llevamos naturalizadas como dispositivos intelectuales para resolver las situaciones del día a día tienen consecuencias también prácticas en la realidad. Todo puede empezar con una solicitud de amistad en las redes sociales. Luego, una mala percepción de una señal de amistad de hecho produce una recepción equívoca y desemboca en una situación de acoso, abuso y victimización. Lo mismo sucede con otras representaciones y sus consecuencias, que pueden evitarse.

Las redes sociales y el periodismo digital desarrollado en esta plataforma son un duro rival a la hora de mostrar y difundir precisamente lo que está más allá de la sensibilidad tradicional en pleno declive. En esa línea, los más optimistas piensan que las redes sociales se han convertido en un bastión de la libertad de pensamiento frente a las tendencias tradicionalistas. No obstante, parece que es demasiado pronto para sacar conclusiones, aunque sean preliminares, puesto que se trata de un proceso social y cultural vivo y en pleno desarrollo. Resulta más prudente y más aconsejable estar al pendiente de los sucesos y observar con atención el desenvolvimiento de los próximos acontecimientos.

Tags Relacionados:

Jorge Luis Borges

Redes sociales

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías