Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

¿Por qué el capitalismo necesita populismo?, por Raghuram Rajan

“El capitalismo necesita políticas de abajo hacia arriba para ayudar a las comunidades devastadas económicamente”.

Raghuram Rajan Economista

sadas

“La crítica populista debe ser atendida, incluso si las propuestas radicales de los líderes populistas no se siguen servilmente”. (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa).

Las grandes empresas están bajo ataque en los Estados Unidos. Amazon canceló su nueva sede prevista en el distrito de Queens, Nueva York, ante la fuerte oposición local. Lindsey Graham, un senador republicano de Carolina del Sur, ha expresado su preocupación por la posición poco disputada de Facebook en el mercado, mientras que su colega del Senado Demócrata, Elizabeth Warren de Massachusetts, pidió que la compañía se desarticule. Warren también ha introducido una legislación que pretende reservar el 40% de los asientos de la junta corporativa para los trabajadores.

Tales propuestas pueden parecer fuera de lugar en la tierra del capitalismo de libre mercado, pero el debate actual es exactamente lo que necesita Estados Unidos. Cuando unas pocas corporaciones dominan una economía, inevitablemente se unen a los instrumentos de control estatal, produciendo una alianza profana de élites del sector público y privado.

Esto es lo que ha sucedido en Rusia, que es democrática y capitalista solo por nombre. Al mantener un control completo sobre la extracción de productos básicos y la banca, una oligarquía en deuda con el Kremlin ha descartado la posibilidad de una competencia política y económica significativa. Dwight D. Eisenhower lo describió en su discurso de despedida de 1961, cuando advirtió a los estadounidenses a “protegerse contra la adquisición de una influencia injustificada” por el “complejo militar-industrial” y el “potencial por el desastroso aumento del poder fuera de lugar”.

Con tantas industrias estadounidenses ya dominadas por unas pocas empresas “superestrellas” deberíamos estar contentos de que los activistas “socialistas democráticos” y los manifestantes populistas estén prestando atención a la advertencia de Eisenhower. Pero las firmas superestrellas de Estados Unidos han llegado a donde están porque son más productivas.

Pero solo porque las firmas de superestrellas sean supereficientes hoy en día no significa que sigan siendo así, particularmente en ausencia de una competencia significativa. Los titulares siempre estarán tentados a mantener sus posiciones a través de medios anticompetitivos. Al respaldar legislaciones como la Ley de Abuso y Fraude Informático de 1984 y la Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital de 1998, las principales empresas de Internet se han asegurado de que los competidores no puedan conectarse a sus plataformas para beneficiarse de los efectos de red generados por los usuarios. Y ahora que la administración de Trump apela con facilidad a los aranceles de importación, las empresas bien conectadas pueden influir en quién obtiene protección y quién asume los costos.

La presión sobre el gobierno para mantener el capitalismo competitivo e impedir su desplazamiento natural hacia la dominación por parte de unos pocos dependientes generalmente proviene de la gente común, organizándose democráticamente en sus comunidades. En los Estados Unidos, el movimiento populista de finales del siglo XIX y el movimiento progresista de principios del siglo XX fueron reacciones a la monopolización en industrias críticas como los ferrocarriles y la banca. Estas movilizaciones de base condujeron a regulaciones como la Ley Antimonopolio Sherman de 1890, la Ley Glass-Steagall de 1933 (aunque de manera menos directa) y medidas para mejorar el acceso a la educación, la salud, el crédito y las oportunidades comerciales. Al apoyar la competencia, estos movimientos no solo mantuvieron al capitalismo vibrante, sino que también evitaron el riesgo del autoritarismo corporativista.

Hoy en día, a medida que los mejores empleos se dirigen a las empresas superestrellas, que suelen reclutar a personas de unas pocas universidades prestigiosas, a medida que las pequeñas y medianas empresas encuentran el camino del crecimiento salpicado de impedimentos establecidos por las firmas dominantes y la actividad económica abandona las ciudades pequeñas y semir-rurales para dirigirse a las megaciudades, el populismo está emergiendo de nuevo. Los políticos se apresuran a responder, pero no hay garantía de que sus propuestas nos muevan en la dirección correcta.

La respuesta correcta no es revolución, sino reequilibrio. El capitalismo necesita reformas de arriba hacia abajo para garantizar que las industrias permanezcan eficientes y abiertas a la entrada. Pero también necesita políticas de abajo hacia arriba para ayudar a las comunidades devastadas económicamente a crear nuevas oportunidades y mantener la confianza de sus miembros en la economía de mercado. La crítica populista debe ser atendida, incluso si las propuestas radicales de los líderes populistas no se siguen servilmente. Esto es esencial para preservar los mercados vibrantes y la democracia.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada