"Fundamentalmente, el número de mutaciones no se correlaciona necesariamente con ningún cambio en la infecciosidad del virus". (Ilustración: Víctor Aguilar)
"Fundamentalmente, el número de mutaciones no se correlaciona necesariamente con ningún cambio en la infecciosidad del virus". (Ilustración: Víctor Aguilar)
Eric J. Topol

Profesor de medicina molecular en Scripps Research

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Las noticias sobreemergentes del coronavirus pueden sonar aterradoras. Pero los virus experimentan mutaciones con frecuencia, tanto dentro de las personas infectadas como cuando viajan de una persona a otra.

El responsable de la pandemia, el SARS-CoV-2, tiene casi 30.000 bases. A medida que el virus evoluciona y se propaga, algunas de estas bases cambian. Si solo cambiaran 20 bases, eso produciría más de un billón de posibles variantes diferentes de la cepa responsable del primer brote. De los 136 millones de casos confirmados de en el mundo hasta la fecha, se ha secuenciado el virus a un millón de personas. Y de ese millón de secuencias, los científicos se han preocupado solo por un puñado de variantes, porque son más infecciosas, causan enfermedades más graves o evaden parcialmente nuestra respuesta inmunitaria.

Ahora se ha demostrado que cinco variantes son culpables, como lo demuestra la designación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: “variantes de preocupación”. Son B.1.1.7 (identificado por primera vez en Gran Bretaña), B. 1.351 (encontrado por primera vez en Sudáfrica), P. 1 (identificado en Brasil) y dos variantes más recientes encontradas en California y Nueva York. Cada una tiene menos de dos docenas de mutaciones notables, muchas de las cuales se encuentran en la proteína de pico del virus, que se une a nuestras células y es el objetivo principal de las vacunas. Algunas mutaciones mejoran la capacidad del virus para unirse a las células que recubren nuestras vías respiratorias superiores, mientras que otras interfieren con la capacidad de nuestro cuerpo para generar una respuesta inmune completa.

Fundamentalmente, el número de mutaciones no se correlaciona necesariamente con ningún cambio en la infecciosidad del virus. Se necesita un trabajo considerable, estudios en el laboratorio y en un gran número de personas para determinar si una variante podría causar un aumento de casos, hospitalizaciones, muertes y reinfecciones.

Las que se administran en los Estados Unidos se desarrollaron antes de que surgieran variantes. Pero hasta ahora parecen ser efectivas. Se ha demostrado en estudios de laboratorio que las vacunas y, que utilizan una tecnología llamada ARNm, son eficaces contra cada una de las variantes principales. Incluso cuando las variantes hacen que las vacunas sean menos efectivas, las vacunas de coronavirus de ARNm son tan buenas que una reducción probablemente no afectaría la tasa de eficacia de manera significativa.

La cantidad limitada de evidencia disponible para las vacunas , y sugiere que siguen siendo en su mayoría efectivas para abordar las variantes. Hasta ahora, la variante B.1.351 parece ser la más capaz de evadir las vacunas, pero los estudios indican que las inyecciones aún logran prevenir enfermedades importantes.

Las variantes principales plantean un desafío, pero la extraordinaria eficacia de nuestras vacunas finalmente las anulará. Pero es fundamental que contengamos el virus para que no pueda evolucionar más y, en teoría, esquive nuestras vacunas.

Las vacunas son una herramienta vital, pero las máscaras y el distanciamiento funcionan bien contra las variantes. Combinar estas estrategias de mitigación con la vacunación es la forma más rápida de salir de la pandemia. La ciencia de las variantes del virus y la evidencia de nuestro arsenal de vacunas debería infundir confianza en que nos estamos moviendo hacia la salida.

–Glosado y editado–

© The New York Times