"La verdad es que todos nuestros niños, sin importar su estado de salud, están sufriendo" (Foto de Pablo PORCIUNCULA / AFP).
"La verdad es que todos nuestros niños, sin importar su estado de salud, están sufriendo" (Foto de Pablo PORCIUNCULA / AFP).
Jessica  Valenti

Escritora

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Durante días, los estadounidenses vacunados han estado tratando de aceptar el nuevo consejo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre la variante delta. Los funcionarios alentaron a todos en áreas de alto riesgo a comenzar a usar en espacios públicos interiores nuevamente y recomendaron que todos los maestros y estudiantes usen mascarillas en las escuelas.

Es difícil no enojarse por el comportamiento irresponsable de quienes nos trajeron aquí. Para los padres con hijos con problemas de salud o que son demasiado pequeños para vacunarse (o ambos) es doblemente irritante.

Mi hija Layla nació tres meses antes debido a un trastorno potencialmente mortal llamado síndrome HELLP. Pesaba solo dos libras al nacer. Pasó los primeros meses de su vida en una unidad de cuidados intensivos neonatales y durante sus primeros años fue trasladada desde y hacia salas de emergencia y especialistas porque sus pulmones no tenían la oportunidad de desarrollarse por completo.

Mientras observaba la propagación de la variante delta, he pensado en los primeros años de Layla y en mi persistente incertidumbre sobre su salud continua. No estoy sola. Hay padres en todo el país en este momento que están aterrorizados de que sus hijos enfermos contraigan y que una cascada de enfermedades los supere.

Mi familia vive en la ciudad de , donde más del 70% de los adultos han recibido al menos una dosis y más del 65% están completamente vacunados. Pero planeamos seguir las recomendaciones actualizadas como si estuviéramos en un estado de alto riesgo. Lo haremos no solo por la extrema densidad de la ciudad y nuestra historia personal, sino también porque nos preocupamos por nuestra comunidad.

Sin embargo, al observar las estadísticas sobre cuántas personas voluntariamente no se vacunan o se niegan a usar mascarilla, es obvio que no todos son igualmente conscientes.

No tenemos idea de lo que una infección por COVID-19 podría hacerle a un niño que solía necesitar máquinas para respirar. Lo mismo ocurre con los con otras afecciones de salud subyacentes, como el asma, o con personas inmunodeprimidas. Y aunque la tasa de niños hospitalizados o muriendo es baja, las cifras no significan nada si es su hijo quien está detrás de la estadística.

Estoy furiosa porque la salud física y mental de innumerables niños estadounidenses están a merced de los ignorantes deliberadamente y de los temerosos irracionales. Es indignante escuchar a la gente quejarse de que usar una mascarilla o recibir una simple inyección es como un asalto a su libertad.

Sobre todo, estoy cansada de escuchar que necesito respetar las decisiones de otras personas, incluso cuando esas decisiones ponen en riesgo la salud y la vida de los demás.

La verdad es que todos nuestros niños, sin importar su estado de salud, están sufriendo. Después de todo, mi hija no está pensando en sus pulmones en este momento. Solo quiere volver a ir a fiestas de cumpleaños. Quiere ir a la escuela sin una careta que le bloquee la vista de la pizarra y poder almorzar en la cafetería en lugar de en silencio en su salón de clases.

Aquellos que tienen la capacidad de estar vacunados y con mascarilla no tienen una excusa razonable para no hacerlo. O eres alguien que se preocupa por sus vecinos y la comunidad o no lo eres. O estás dispuesto a sacrificarte por el bien de los demás o no lo estás. Y no debería ser necesario pensar en niños enfermos para que la gente haga lo correcto.

–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS