"Por trascendentes que sean las próximas elecciones estadounidenses, la exageración implacable ha alimentado las expectativas de que debe ser seguida por una gran transformación". (Ilustración: Víctor Aguilar)
"Por trascendentes que sean las próximas elecciones estadounidenses, la exageración implacable ha alimentado las expectativas de que debe ser seguida por una gran transformación". (Ilustración: Víctor Aguilar)
Ana Palacio

Columna del Project Syndicate

apalacio@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Con las elecciones presidenciales estadounidenses acercándose a su apoteosis, las predicciones sobre lo que vendrá después dominan las discusiones mucho más allá de . Cuando se trata de las relaciones internacionales, los pronósticos van desde apocalípticos hasta cautelosamente optimistas. Pero lo que se necesita es un verdadero camino a seguir, basado en el realismo.

Por realismo no me refiero al enfoque “realista” de las relaciones internacionales, que enfatiza el papel de los estados soberanos como actores interesados. Según ese estándar, algunos han argumentado que ha logrado, a pesar de todo, controlar a un status quo de política exterior fuera de control que no ha promovido los intereses de Estados Unidos.

Otros supuestos realistas han reconocido el absoluto fracaso de Trump en el ámbito de la política exterior, pero insisten en que esto ha creado una oportunidad para un reinicio muy necesario. Ellos también abogan por una estrategia más moderada, en la que Estados Unidos adopta un enfoque de no intervención, con apoyo ‘off-shore’ a sus aliados.

Esta nueva política exterior dependería de los lazos bilaterales entre Estados Unidos y sus diversos aliados regionales, en lugar de instituciones multilaterales, que los realistas perciben como una dilución de la influencia estadounidense. Con la competencia de las grandes potencias en aumento, la lógica dice que los aliados se sentirán atraídos por Estados Unidos por sus fortalezas y capacidades. Por lo tanto, los líderes estadounidenses no necesitan tomarse el tiempo para construir relaciones estrechas y mutuamente beneficiosas a través de estructuras formales regionales o globales.

Para un país paralizado por la polarización, acosado por una especie de agotamiento político y frustrado con décadas de política exterior sobrecargada, estas propuestas tienen un atractivo significativo. Estados Unidos puede lograr mucho más gastando mucha menos sangre y menos dinero.

Solo hay un problema con este plan: no funcionará.

Podríamos burlarnos de la noción de valores compartidos como “idealistas”, no “realistas”. Pero en realidad, son buenos motivadores y guías. Esa era la lógica detrás del Plan Marshall y la Carta del Atlántico. No debe descartarse a la ligera.

Además, a pesar de todo lo que se habla de una nueva guerra fría, la realidad es que el mundo de hoy es diferente al de hace 30 años. Sí, han regresado elementos de la competencia de grandes potencias, pero la globalización no se ha revertido ni puede revertirse. Como ha demostrado claramente la pandemia, el mundo todavía enfrenta desafíos compartidos que el clientelismo crudo simplemente no puede abordar.

Lo que puede ayudar a abordarlos son las estructuras que fomentan y facilitan la coordinación. Sin duda, los instrumentos e instituciones actuales son defectuosos y obsoletos, pero, en lugar de abandonarlos, debemos reformarlos.

Eso requerirá avanzar en un imperativo aún más fundamental: liderazgo y visión genuinos. Y debe ser Estados Unidos quien los proporcione. Si bien ya no es el único país poderoso, sigue siendo el único actor con poder de convocatoria.

En los próximos años, no podemos esperar razonablemente una reconstrucción del sistema internacional. Tampoco podemos anticipar plausiblemente un retorno al robusto orden internacional liberal. Pero podemos esperar, de manera realista, evitar un rechazo total –y profundamente destructivo– del multilateralismo. Podemos y debemos esperar cierta apariencia de dirección y cohesión, primero entre actores de ideas afines, y luego quizás entre otros.

La pregunta es cómo convencer a Estados Unidos de que vuelva a asumir el liderazgo, ya sea en enero del 2021, cuando asuma el presidente Joe Biden, o dentro de cuatro años, cuando finalice el segundo mandato de Trump. La respuesta comienza con otros actores, como la Unión Europea (UE).

La UE y otros deberían reafirmar los valores fundamentales que alguna vez los unieron inextricablemente a EE.UU., pero que se han difuminado en los últimos años. Solo reafirmando estos valores podremos revivir esos vínculos y asegurar que cualquier futura construcción institucional se lleve a cabo sobre bases sólidas.

Por trascendentes que sean las próximas elecciones estadounidenses, la exageración implacable ha alimentado las expectativas de que debe ser seguida por una gran transformación. Una esperanza mucho más plausible es que, una vez que el polvo se asiente, las relaciones internacionales vuelvan a lo básico.

–Glosado y editado–