(REUTERS / Leah Millis).
(REUTERS / Leah Millis).

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Ayer, el Congreso de EE.UU. se reunió en sesión conjunta para consagrar la voluntad del pueblo estadounidense: la elección de Joe Biden.

Desafortunadamente, Trump se niega a aceptar la realidad de su pérdida sustancial y está decidido a crear una realidad alternativa. Mientras cruza ese rubicón, se ha llevado a muchos de mi partido con él, todos los cuales parecen haber aprendido las lecciones equivocadas de esta presidencia anómala.

¿Cuántas lesiones a la democracia puede tolerar, excusar y defender mi Partido Republicano? Para que esta funcione, un lado debe estar preparado para aceptar la derrota.

Una vez tuve una carrera en la vida pública, pero luego el ascenso de un demagogo peligroso y el abrazo de mi partido por él, puso fin a mi carrera. Decidí no estar de acuerdo con el rechazo de mi partido a sus principios conservadores centrales. Los valores que me hicieron conservador y estadounidense estaban siendo socavados.

Es difícil comprender cómo tantos de mis compañeros pueden participar en la fantasía de que no han abandonado abruptamente sus principios. También es difícil entender cómo esta traición pudo ser impulsada por la deferencia a la política sin principios, incoherente y egoísta de Trump. La conclusión a la que he llegado es que lo hacen por supervivencia y oportunismo.

Pero la supervivencia divorciada de los principios hace que un político sea incapaz de defender las instituciones de la libertad cuando se ven amenazadas por enemigos internos y externos. Mantener la cabeza gacha ante un presidente deshonesto te convierte en poco más que un mueble.

En los primeros días de mi primer mandato en el Congreso, hace 20 años, presencié un acto de fe cívica que fue simplemente extraordinario. Con la máxima fidelidad a nuestros principios fundacionales, una administración entregó el poder a otra, pacíficamente y con dignidad, después de la elección más polémica en más de un siglo. Escribí sobre eso en mi diario:

“La familia voló a casa el viernes por la tarde. Tuve que quedarme hasta el sábado por la tarde porque la Cámara y el Senado se reunieron en sesión conjunta para contar los votos electorales. Se temía que los demócratas intentaran sacar algo. Aproximadamente una docena de demócratas de la Cámara se opusieron a los votos electorales de Florida, pero debido a que no lograron que ningún demócrata del Senado firmara con ellos, no frustraron los procedimientos. Todo un espectáculo. El vicepresidente Al Gore, que presidió esta reunión, concedió la victoria a su oponente, George W. Bush.

Una cosa que dejé fuera del diario fue que al afirmar que su oponente sería nuestro presidente, Gore dijo: “Que Dios bendiga a nuestro nuevo presidente y nuevo vicepresidente, y que Dios bendiga los Estados Unidos”.

El de Gore fue un acto de gracia que el pueblo estadounidense tenía todo el derecho a esperar de alguien en su posición, un testimonio de la solidez y durabilidad de la democracia constitucional estadounidense.

Ayer, el pueblo estadounidense merecía ser testigo de la majestuosidad de una transferencia pacífica del poder, tal como lo vi, asombrado, hace dos décadas. En cambio, nos encontramos en esta extraña situación.

Republicanos, como nos ha demostrado esta semana el secretario de Estado Brad Raffensperger, hay poder en hacer frente a la corrupción de un demagogo. Trump no puede hacerles daño. Pero nos está destruyendo.


–Glosado y editado–

© The New York Times