"Afortunadamente, las necesidades de las personas mayores están comenzando a recibir más atención política y mediática" (Foto: Pixabay)
"Afortunadamente, las necesidades de las personas mayores están comenzando a recibir más atención política y mediática" (Foto: Pixabay)
Louise Aronson

Profesora de Medicina de la Universidad de California, San Francisco

“No solo las personas mayores: los adultos más jóvenes también están contrayendo el ”, afirmó una red de noticias en su sitio web, la semana pasada. Las palabras parecían sugerir que el COVID-19 no importaba mucho si era un flagelo solo entre los viejos.

Incluso si el escritor de los titulares no tuviera esa intención nefasta, muchas personas parecían sorprendidas de que dos tercios de los estadounidenses que se sabe que estaban infectados tenían menos de 65 años, según el Centro para el Control de Enfermedades, y que los adultos más jóvenes también han terminado seriamente enfermos. Después de todo, seguimos escuchando que el 80 por ciento de los chinos infectados que murieron tenían 60 años o más y que la edad promedio de muerte por la enfermedad en Italia es 81 años.

Nadie quiere que los jóvenes mueran. Entonces, ¿por qué estamos de acuerdo con que las personas mayores mueran?

El riesgo de muerte en el próximo año para un hombre de 70 años es solo del 2%, y el de una mujer de 80 años es solo del 4%, según el economista de Stanford John Shoven. Comentarios como “ya están de salida” son, por lo tanto, colosalmente inexactos.

Y nos hacen daño a todos. Algunos países respondieron lentamente a la amenaza del coronavirus porque lo consideraron una condición principalmente letal para las personas mayores “menos merecedores de los mejores esfuerzos para contenerlo”, señaló recientemente el director general de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Esto es importante en la era del COVID-19 porque en una cultura que persiste en ignorar los enormes avances en la longevidad del siglo pasado, no podemos abordar las necesidades de los estadounidenses mayores.

El aislamiento y la negligencia se suman a un historial de lesiones sistemáticas. no solo eliminó la oficina federal de preparación para pandemias y desestimó o ahuyentó a científicos y expertos en todos los niveles del Gobierno; también se movió para disminuir la supervisión de los hogares de y las regulaciones de control de infecciones. Mientras tanto, si no vive en un hogar de ancianos, ¿está esperando el momento en que pueda mudarse a uno?

Si su respuesta es no, entonces aquí hay algunos hechos por considerar: un tercio de las infecciones estadounidenses se ha producido en personas de 65 años o más, lo que demuestra un impacto significativamente desproporcionado, ya que ese grupo representa solo el 16% de la población. Las personas mayores representan el 45% de las hospitalizaciones de COVID-19, el 53% de los ingresos a la unidad de cuidados intensivos y el 80% de las muertes. Mientras tanto, las dos revistas médicas más destacadas de este país han publicado artículos exclusivamente sobre COVID-19 en niños, pero ningún artículo dedicado específicamente a la enfermedad en las personas mayores.

Afortunadamente, las necesidades de las personas mayores están comenzando a recibir más atención política y mediática. La administración Trump, reconociendo que ir a hospitales y clínicas para citas no urgentes pero necesarias pone a los ancianos en un riesgo innecesario de infección, levantó las restricciones a las conferencias telefónicas y de video para los beneficiarios de Medicare.

Si esta pandemia empeora, eventualmente tendremos que ofrecer cuidados paliativos a las personas que podrían haber sobrevivido con cuidados intensivos. Pero también existe esto: cuando miramos a las personas como nada más que amalgamas de edad y diagnóstico, extrañamos su humanidad. La semana pasada conocí a un hombre de 87 años con enfermedades cardíacas, renales, de la columna vertebral, de la sangre y de las articulaciones; el tipo de paciente al que algunos médicos llaman “un desastre”. Lo que a menudo se pierde cuando se usan esas palabras son los otros hechos de la vida de ese paciente: que recientemente se retiró de su posición de liderazgo en una agencia de servicio local, que sus amigos y su familia la describen como la persona más fuerte que han conocido.

Podemos elegir disminuir nuestros ancianos o apoyarlos. Cuando los cuidamos, no solo estamos afectando la vida de las personas ahora sino que también estamos formando nuestro propio futuro.


–Glosado y editado–

© The New York Times