"Pero el descubrimiento de petróleo en Nigeria, Angola y la República Democrática del Congo no ha traído una prosperidad generalizada" (Ilustración: Giovanni Tazza).
"Pero el descubrimiento de petróleo en Nigeria, Angola y la República Democrática del Congo no ha traído una prosperidad generalizada" (Ilustración: Giovanni Tazza). / Giovanni Tazza
Vanessa  Nakate

La semana pasada, el panel de expertos en clima convocado por las Naciones Unidas transmitió un mensaje claro: para tener la oportunidad de frenar el peligroso , no podemos permitirnos construir más infraestructura de combustibles fósiles. También debemos eliminar rápidamente los combustibles fósiles que estamos utilizando.

En momentos como este, los medios rara vez se enfocan en países africanos como el mío, . Cuando lo hacen, cubren los impactos: la devastación que ya estamos experimentando y las catástrofes que se avecinan.

Pero este último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, sobre cómo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y prevenir más de estos impactos, también tiene implicaciones para los sistemas energéticos de África. África no solo es víctima de la crisis climática, sino también un lugar donde las decisiones de infraestructura que se tomen en los próximos años darán forma a su desarrollo.

TotalEnergies, una empresa energética francesa, anunció este año una decisión de inversión de US$10.000 millones, que implica un oleoducto de casi 900 millas desde Kabaale, Uganda, hasta una península cerca de Tanga, Tanzania. Desde allí, el aceite sería exportado al mercado internacional.

A pesar de la oposición local, TotalEnergies y su socio, China National Offshore Oil Corporation, han seguido adelante. El proyecto podría tener dificultades para obtener financiamiento adicional, ya que muchos bancos ya descartaron el proyecto. La multinacional de seguros Munich Re también ha prometido no asegurarlo, al menos en parte, debido al daño que causaría al clima.

Quemar el petróleo que transportará el oleoducto podría emitir hasta 36 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, según una estimación. Eso es aproximadamente siete veces las emisiones anuales totales de Uganda.

Más inmediatamente, el oleoducto de crudos de África Oriental tendrá terribles consecuencias para la población de Uganda y Tanzania. Se estima que 14.000 hogares perderán tierras, según Oxfam International, con miles de personas que se verán desplazadas económica o físicamente. Hay informes de que los pagos de compensación ofrecidos a algunas comunidades son completamente insuficientes. El oleoducto también perturbará los hábitats de la vida silvestre. El escritor y activista climático Bill McKibben dijo que parece casi como si la ruta hubiera sido “trazada para poner en peligro a tantos animales como sea posible”. Un derrame de petróleo sería aún más catastrófico para los hábitats y nuestros suministros de agua dulce.

Más de un millón de personas han firmado una petición en la que piden a Total Energies y a los demás patrocinadores del oleoducto que detengan el proyecto. Sin embargo, el gobierno de Uganda se mantiene mayoritariamente a favor del oleoducto. Aparentemente, las autoridades han apostado su futuro político a la promesa de ingresos que podría generar. Comprensiblemente, muchas personas en Uganda que no se ven directamente afectadas por el oleoducto también piensan que el petróleo podría ser una puerta a la riqueza. Nuestro país tiene bajos niveles de empleo formal y muchas personas luchan por alimentar a sus familias. Se descubrió petróleo en la cuenca del lago Albert en el 2006, cuando yo estaba en la escuela primaria, y recuerdo que mi maestro anunció con orgullo a la clase que Uganda había encontrado “oro negro”.

Pero el descubrimiento de petróleo en Nigeria, Angola y la República Democrática del Congo no ha traído una prosperidad generalizada. En cambio, ha traído pobreza, violencia y la pérdida de tierras y culturas tradicionales. Gran parte de las ganancias han ido a parar a multinacionales e inversores extranjeros y a los bolsillos de funcionarios locales corruptos. TotalEnergies y China National Offshore Oil Corporation poseerán el 70% del oleoducto de crudos de África Oriental, y Uganda y Tanzania compartirán el 30% restante. Este oleoducto no es una inversión para la gente.

Tampoco es una inversión a largo plazo. La Agencia Internacional de Energías Renovables proyecta que el crecimiento de las energías renovables se acelerará en los próximos cuatro años. Los proyectos de combustibles fósiles podrían conducir a ganancias a corto plazo, pero eventualmente a grandes pérdidas.

Hay un gran apetito por las alternativas de energía limpia aquí. Lo he visto a través de mi trabajo para instalar paneles solares y limpiar estufas en escuelas rurales. Estos esfuerzos a veces se sienten inútiles cuando el dinero de los bancos y gobiernos extranjeros llega a raudales para los combustibles fósiles. Pero África es donde deben ir las inversiones críticas en nuestra lucha por un clima estable en los próximos años. Las instituciones financieras deben rechazar el Oleoducto de Petróleo Crudo de África Oriental y proyectos de combustibles fósiles como este, a favor de la energía limpia. La ciencia es clara. Así es el caso de la inversión.

–Glosado, editado y traducido–

© The New York Times

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más