Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

La falsa dicotomía, por Piero Ghezzi Solís

Quienes atacan la diversificación creyendo que defienden la minería en realidad la perjudican.

Piero Ghezzi Solís Ex ministro de la Producción

La falsa dicotomía, por Piero Ghezzi Solís

La falsa dicotomía, por Piero Ghezzi Solís

Últimamente se discute la dicotomía entre minería y diversificación productiva. Gianfranco Castagnola la consideró una contraposición falsa, Jaime de Althaus afirmó que es una falacia, pues necesitamos más minería para diversificar, y David Rivera negó que haya contraposición, pero subrayó que no hay autocrítica de aquellos que por años afirmaron que podíamos vivir solo de la minería. 

Algunos sí creen en esta dicotomía. El ex presidente Alan García (El Comercio, 18 de octubre del 2015) dijo que el Perú es minero, y que la diversificación es “una añagaza [es decir, un artificio para engañar]... una oferta que escucho desde la época de Velasco”, mientras que para los posextractivistas la minería debe minimizarse para promover otras actividades.

La idea de que minería y diversificación productiva son opuestas no es solo falaz sino dañina para nuestro desarrollo, y debemos combatirla. 

La dicotomía falaz

Si esta contraposición fuera cierta, la minería crecería a expensas de otros sectores. Australia y Canadá demuestran lo contrario. Nuestro propio crecimiento minero durante el ‘boom’ ayudó a la diversificación, pero esta fue modesta y no nos dejó preparados para la reducción de precios post-2011. 

La minería promueve la diversificación, porque “ancla” la demanda doméstica, y genera ingresos fiscales, encadenamientos productivos –hay unas 400 empresas metalmecánicas, algunas exportadoras, encadenadas a la minería– y tecnología aplicable a otros sectores.

Lo que escasea en el Perú es empleo formal y de calidad. El Instituto Peruano de Economía (IPE) indicó en el 2012 que cada empleo directo en la minería generaba nueve indirectos. En un escenario ambicioso, la minera podría generar 2,4 millones de empleos directos e indirectos, pero eso es solo el 10% de nuestra población en edad laboral. ¿Qué esperamos para el 90% restante si no facilitamos la generación de empleo de calidad en otras actividades?

Quienes atacan la diversificación creyendo que defienden la minería en realidad la perjudican. Desconocen que su sostenibilidad social dependerá también de la capacidad de generar empleo en otras actividades. Asimismo, quienes propugnan la diversificación pero atacan a la minería no reconocen que los recursos que genera son esenciales para diversificar.

Lo importante es cómo

La discusión debe girar sobre cómo alcanzar la diversificación productiva. Es fundamental no repetir errores pasados. En las décadas de 1970 y 1980 se protegieron (aranceles altísimos, prohibiciones a las importaciones) sectores nacionales poco productivos, con resultados desastrosos. 

En su lugar, el Plan Nacional de Diversificación Productiva (PNDP) busca aumentar la productividad de distintos sectores, para que sean competitivos. Se identifican barreras que han impedido un despegue, y se trabaja para removerlas en mesas técnicas. Se busca que el Estado haga bien lo que normalmente no ha hecho. Por ejemplo, hace diez meses instalamos la mesa forestal para identificar barreras al crecimiento del sector: normativa inadecuada, tramitología, falta de innovación y de mercado privado de financiamiento, etc. Así, se promulgaron cuatro reglamentos, se disminuyeron sustancialmente los trámites, se conformó el Tribunal Forestal, etc. Se habilitó un fondo en la Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide) para financiamiento de segundo piso, que gatillará el financiamiento privado. Además, se está creando un centro de innovación tecnológica (CITE) forestal en Pucallpa y aumentando los fondos para innovación. Nuevas inversiones forestales ya empezaron.

También hemos tenido avances significativos en el sector acuícola, e iniciado mesas con los sectores industrias creativas y textil. Pronto se lanzarán las mesas gastronómica y de empresas tecnológicas. 

Ni izquierda ni derecha

Recientemente, Martín Tanaka dijo, no sin razón, que en la campaña los candidatos de derecha hablarán de promover la inversión, y enfatizarán el liderazgo y la eliminación de trámites para acelerar nuestro crecimiento. Y que los de izquierda hablarán de diversificar la economía. 

Lo paradójico es que el liderazgo y la eliminación de trámites son indispensables para la diversificación. Pero no suficientes. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, autores del Consenso de Washington, indican que la diversificación es importante y para lograrla es fundamental ir más allá de políticas transversales típicas del Consenso de Washington, siendo necesarias políticas más focalizadas para diversificar. Esto no es velasquista, es opinión casi unánime de economistas responsables en todo el mundo. 

No hay contraposición entre la minería y la diversificación productiva. La diversificación no es de izquierda ni de derecha. Diversificar la economía debe ser una aspiración de nuestra sociedad. Como lo son ya mejorar nuestra educación y la infraestructura. Buscar la diversificación es simplemente hacer las cosas mejor.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada