"Sospecho que muchos de los que todavía están enojados por el despido de Gruden están horrorizados por su castigo porque ellos mismos lo temen".(Foto: AP)
"Sospecho que muchos de los que todavía están enojados por el despido de Gruden están horrorizados por su castigo porque ellos mismos lo temen".(Foto: AP)
Lindsay Crouse

Escritora. Columna especial de "The New York Times"

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Ya no puedes seguir siendo un idiota en el trabajo, ni siquiera en privado. Eso es lo que el entrenador en jefe de la National Football League (), , aprendió de la manera más difícil, después de años de correos electrónicos llenos de comentarios racistas, sexistas y homofóbicos que se hicieron públicos en los informes de noticias la semana pasada. Entre otras cosas, el entrenador, que es blanco, escribió mientras era analista en ESPN que un líder sindical negro tenía labios como llantas de goma.

Pese a que Gruden renunció, hubo una reacción violenta. En Twitter, el bloguero y presentador de podcasts Matt Walsh se quejó de que Gruden está “siendo cancelado por crímenes de pensamiento”. Charlie Kirk hizo eco de ese sentimiento, diciendo que el entrenador fue expulsado “porque es un hombre blanco, católico y conservador”. Hablan en opinión de muchos estadounidenses que sienten que Gruden se ha convertido en una especie de chivo expiatorio en la prisa por sanear nuestro discurso. Y, de hecho, ¿quién no ha dicho algo menos que amable entre amigos o colegas?

Pero Gruden y estos otros hombres poderosos no son víctimas de la cultura de cancelación. Por el contrario, durante toda su carrera, han sido beneficiarios de un fenómeno diferente, que impregna no solo la NFL sino también muchas otras instituciones dominadas por hombres blancos heterosexuales. Llamémoslo ‘cultura ok’.

La ‘cultura ok’ es lo que permite que el tipo de discurso nocivo en los correos electrónicos de Gruden continúe durante años. Así es como funciona: ¿tienes un pensamiento sexista, racista, xenófobo, homofóbico o vergonzoso? ¿Eres una persona poderosa y exitosa? Si es así, simplemente haga su broma grosera a un grupo selecto que tiene puntos de vista similares o al menos no se atrevería a desafiar el suyo. No te preocupes. ¡Está ‘ok’!

Por supuesto, cuando Gruden y otros como él escribieron o dijeron algunas de las cosas que comprometieron sus carreras, probablemente no anticiparon nuestro mundo de hoy. Las comunicaciones ya no desaparecen, no importa cuánto desees que lo hagan.

Un aspecto común de la ‘cultura ok’ es la tendencia a mirar hacia otro lado cuando alguien es profesionalmente excelente pero personalmente horrible.

Aun así, durante años, Gruden se mantuvo bien. En su arena, estaba entre los mejores. Terminó firmando un contrato de 10 años por un valor de US$100 millones cuando los Raiders lo contrataron en el 2018, lo que lo convirtió en uno de los entrenadores mejor pagados de la liga. Los aduladores que lo rodeaban lo ayudaron a cavar su propia tumba.

Frenar la ‘cultura ok’ no es una especie de altruismo es una estrategia para la supervivencia. Los ejemplos rebotan a través de la historia deportiva reciente. Luego está la iglesia católica, los Boy Scouts, Hollywood. En algún momento de estos desastres, las personas empujaron los límites de lo que es ético, decente o legal, y aprendieron que su comportamiento estaba bien. Se levantaron. Se puso peor.

Sospecho que muchos de los que todavía están enojados por el despido de Gruden están horrorizados por su castigo porque ellos mismos lo temen. Es posible que puedan recordar o imaginarse a sí mismos pensando y diciendo cosas similares en una conversación privada.

Es hora de dejar de discutir si estos castigos son justos y comenzar a pensar más profundamente sobre por qué el comportamiento que castigan parecía estar bien en primer lugar. Y si otros que actúan como Gruden están asustados, tal vez deberían estarlo. Más importante aún, deberían cambiar.

–Glosado, editado y traducido–

© The New York Times