La oportunidad de diversificación productiva, por Piero Ghezzi
La oportunidad de diversificación productiva, por Piero Ghezzi

No existe país en el mundo que haya alcanzado su desarrollo económico o logrado que su población pase de ingresos medios a ingresos altos, sin afrontar el reto de diversificar su economía y sofisticar su aparato productivo.

El Perú lleva más de dos décadas de crecimiento sostenido y lo ha hecho extraordinariamente bien, como lo demuestran sus buenos indicadores –PBI, inflación, reservas, deuda, reducción de pobreza, entre otros–. Esto se explica por excelentes políticas macroeconómicas en sucesivos gobiernos, la apertura de la economía y la derrota de la subversión, así como por el aumento de los precios internacionales de las materias primas. 

Sin embargo, desde el 2011, estos precios han caído (30% en el caso del cobre y 50% en el de la plata). El considera que, de los países de Latinoamérica, el Perú es el que más podría verse afectado por la reversión en la tendencia de estos precios. A pesar de ello, el buen manejo económico nos ha permitido seguir con buenas tasas de crecimiento. 
Nuestro país muy probablemente liderará el crecimiento regional en los siguientes años. Pero tenemos el reto y la oportunidad de profundizar en la transformación productiva de manera que reduzcamos nuestras vulnerabilidades y hagamos aflorar las potencialidades productivas de nuestras regiones. Sin descuidar a la minería, necesitamos añadirle más motores al crecimiento nacional. Necesitamos evaluar cómo hacer despegar la creatividad de nuestros emprendedores e impulsar actividades como la metalmecánica, la acuicultura, la industria forestal, entre muchas otras. 

Teniendo esto en cuenta es que, por encargo del presidente Humala, hemos lanzado el. Este documento, que busca proveer un aporte muy técnico, será discutido y consensuado, pues de poco servirá si no incorpora el aporte de diferentes sectores para mejorarlo. 

Este plan no es una iniciativa aislada. Se inserta en las iniciativas en política social, salud, educación, servicio civil, infraestructura y eficiencia de gasto que el Gobierno está llevando adelante. Este plan les da un sentido productivo a estas reformas. Nuestro reto ahora es implementarlo con equipos técnicos y con un gran nivel de coordinación intersectorial. 

Naturalmente, esta propuesta no implica dejar de lado los principios económicos exitosos ni hacer intervencionismo estatal o diversificar “por decreto”. Es fundamental partir de lo que ya existe y enfocarnos en eliminar los cuellos de botella públicos y privados que limitan nuestras capacidades de crecimiento. Es importantísimo tener al sector privado –grande y pequeño– como un socio estratégico de este plan. Sus primeras manifestaciones positivas son halagüeñas. 

El plan está compuesto de tres grandes ejes. El primero es la diversificación productiva en sí misma y busca identificar aquellas actividades donde existan oportunidades exportadoras latentes, orientadas a insertarnos en las grandes cadenas de valor mundiales. Se buscará expandir allí las posibilidades tecnológicas mediante el fortalecimiento de la innovación y el emprendimiento innovador. 

El segundo eje es la reducción de sobrecostos y de regulaciones inadecuadas. Debemos evaluar técnicamente si algunas regulaciones no están cumpliendo su objetivo original. El planteará sugerencias específicas a los sectores competentes, quienes tendrán la última palabra. Asimismo, vamos a trabajar activamente en la reducción de tiempos en los trámites.

El tercer eje es la expansión de la productividad y la reducción de su heterogeneidad. El objetivo es impulsar los niveles generales de productividad con énfasis en las micro, pequeñas y medianas empresas (mipyme), para lo cual proponemos un conjunto de instrumentos de costos, insumos, transferencia tecnológica, ‘clusters’, entre otros.

En general, el plan tiene 23 líneas de acción y puede encontrarse la sustentación detallada del documento en www.produce.gob.pe, donde también pueden dejar sus aportes.

El Plan Nacional de Diversificación Productiva cuenta con el respaldo y el compromiso del presidente Humala y su equipo de gobierno. Busca señalar una ruta técnica, clara y lo más consensuada posible para iniciar el salto hacia un país con estructura productiva más diversificada y sofisticada, para asegurar y aumentar nuestro crecimiento de largo plazo. Es el mejor momento para emprender esta tarea.