Módulos Temas Día

Los valores de hoy, a cuatro años de su cierre, por Jaime Mantilla

“[Rafael] Correa jamás entendió que el periodismo libre es vital para el mantenimiento de la institucionalidad democrática que supuestamente respetaba”

Rafael Correa

“A fines de su primer año, la prensa independiente fue arrasada sin piedad”. (Foto: EFE)

Dos reconocidos analistas comentaban en una reciente entrevista radial el papel de la libertad de prensa como soporte fundamental de la democracia. Los especialistas sostenían que, cuando un populista llega al poder, trata de eliminar el pensamiento libre: primero, atrayendo a medios, intelectuales, políticos ingenuos y ciudadanos de buena fe con promesas de grandes reformas sociales, conquistas laborales y bienestar colectivo. Así crea la imagen de salvador de la patria ante el enemigo común: la prensa, el capitalismo y todos quienes no lo apoyan.

Al poco tiempo, el dictador empieza a desconfiar de aquellos a quienes había conquistado y forma su propia red de adherentes, basada en la propaganda, mas no en la información real. De esta manera inicia el desmantelamiento de la prensa libre, aquella que cuestiona los poderes.

Este interesante debate recordó lo que el ex presidente Correa aplicó en Ecuador desde el inicio de su mandato en el 2007. Los ataques a los medios de información fueron permanentes. La decisión de callar sus voces, definitiva.

A fines de su primer año, la prensa independiente fue arrasada sin piedad. Correa jamás entendió que el periodismo libre es vital para el mantenimiento de la institucionalidad democrática que supuestamente respetaba.

Así, uno de sus objetivos principales objetivos fue eliminar a Diario Hoy, un medio independiente, irreverente y frontal que, desde su primera edición en Junio de 1982, había publicado lo que los poderes siempre han buscado ocultar.

El proceso iniciado en octubre de ese año fue largo y complicado. El Secretario de la Administración ordenó un boicot publicitario, la eliminación de suscripciones, la venta de ejemplares en el sector público, la calumnia a los directivos... Mientras tanto, los medios incautados eran utilizados para desprestigiar a la prensa independiente, en especial a Hoy. Este largo período de acoso concluyó a fines de agosto del 2014, cuando la Superintendencia de Compañías anunció la liquidación de oficio, desatendiendo las múltiples razones expuestas por la empresa editora para continuar publicando y así evitar su cierre. Inclusive se ignoró la decisión de la Junta de Accionistas que, ante esa extrema situación, decidió liquidar la empresa el 2 de Agosto para evitar la acción del gobierno.

Cuatro años han transcurrido y los acosos contra los directivos y los accionistas se han mantenido. Han interpretado la ley de contradictorias formas, buscando “castigar” a quienes impulsaron y mantuvieron el diario independiente.

El liquidador ha vendido algunos activos sin informar sobre los ingresos y pagos realizados. El Inspector del Trabajo, a más además de ordenar ilegalmente medidas cautelares contra los accionistas, impuso el secuestro de los equipos más importantes, impidiendo su venta.

Lo más valioso de un medio de información es la recopilación de la historia que le ha tocado vivir y reportear: noticias, análisis, investigaciones, opiniones.

En el balance de inicio de la liquidación, no se inventariaron entre los activos de la empresa las colecciones físicas de ejemplares impresos, los archivos físicos de fotografías, las caricaturas ni los gráficos desde la fundación en 1982. Tampoco se registró todo el archivo digital, compuesto por más de 470.000 textos y 480.000 fotografías y gráficos. Por gestión de un accionista y el liquidador, se logró que estos activos sean debidamente preservados para impedir su deterioro.

La visita oficial que el Relator de la CIDH, Edison Lanza, ha realizado al país, podría servir para meditar sobre esa violación a las libertades que el gobierno anterior impuso para terminar con el diario.

El populismo y autoritarismo practicado por Correa y su gobierno lograron aniquilar físicamente a HOY, pero su espíritu y la voluntad de desarrollar un periodismo independiente y libre siguen incólumes.

Ahora, cuando la proliferación de noticias falsas, el abuso en redes y la manipulación informativa por parte de los poderes invaden el espacio social, se vuelve importante recuperar el espíritu de Hoy, que se resumía en el encabezado de su página editorial: “Hoy es un periódico nacional, independiente y pluralista que acoge en su página editorial las diversas corrientes del pensamiento democrático...”.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada