Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

¿Qué decidirá el destino de Nicaragua?, por Aryeh Neier

“Si el gobierno de Maduro cae, es probable que la atención internacional cambie a Nicaragua”.

Aryeh Neier Presidente emérito de Open Society Foundations

Pianchachi

“En cuanto a las reformas democráticas, Ortega ya ha descartado una elección anticipada, alegando que equivaldría a un golpe de Estado”.(Ilustración: Jhafet Pianchachi).

El colapso catastrófico de Venezuela se ha apoderado de los titulares mundiales, y por una buena razón. Pero la cobertura ha opacado la lucha similarmente intensa en Nicaragua.

La crisis nicaragüense estalló en abril pasado, cuando grupos paramilitares leales al gobierno –llamados grupos de choque– intervinieron violentamente una pequeña protesta contra las reformas de pensiones recién anunciadas. El episodio desencadenó más manifestaciones, las cuales se encontraron con más represión. A medida que se acumulaban los damnificados –al menos 325 manifestantes han sido asesinados hasta ahora, más que en Venezuela, y otros 700 han sido encarcelados– la ira hacia el presidente Daniel Ortega continuó creciendo.

Por ahora, un grupo de oposición conocido como la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) está dialogando con el gobierno de Ortega, con la esperanza de negociar una solución pacífica a la crisis.

La ACJD –y, de hecho, los manifestantes– tiene altas expectativas que van más allá de solo detener la reforma de las pensiones. Exigen reformas democráticas profundas destinadas a garantizar elecciones libres y justas, libertad para los arrestados durante las protestas y justicia para los asesinados.

Ortega parece estar más dispuesto a cumplir con la demanda de liberar a los manifestantes encarcelados. En febrero, el gobierno liberó a 100 prisioneros, pero fueron puestos inmediatamente bajo arresto domiciliario, dejando el ACJD insatisfecho. Luego, la policía detuvo a otros 100 manifestantes, incitando al ACJD a suspender las conversaciones. Ahora, el Gobierno Nicaragüense se ha comprometido a liberar a todos los presos de la oposición.

Las otras demandas de la ACJD están lejos de ser cumplidas. En cuanto a las reformas democráticas, Ortega ya ha descartado una elección anticipada, alegando que equivaldría a un golpe de Estado. Sin embargo, su capacidad para mantenerse en el poder estará en parte determinada por los eventos en Venezuela.

Ortega lideró Nicaragua por primera vez después de que el partido de izquierda Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrocó a la dictadura anterior en 1979. En 1985, Ortega asumió la presidencia.

A lo largo de la “revolución sandinista”, Nicaragua sufrió una guerra brutal. En un esfuerzo por derrocar al FSLN, Estados Unidos financió, entrenó y armó a los rebeldes nicaragüenses, conocidos como los ‘contras’. Más de 30.000 nicaragüenses murieron en ese conflicto.

La guerra finalmente terminó en 1990, porque los sandinistas perdieron su apoyo externo y porque el Congreso de Estados Unidos cortó los fondos para los ‘contras’. Ortega fue derrotado en las primeras elecciones desde la revolución.

Pronto, Nicaragua estaba prosperando. A principios de la década de 1990, el crecimiento económico repuntó con un promedio entre 4% y 5% anual hasta el 2018.

Además, Nicaragua escapó en gran parte del flagelo de la violencia de pandillas que aflige a otros países de América Central.

Pero la fortuna de Nicaragua pronto comenzaría a cambiar. Una vez que el FSLN estuvo fuera del poder, muchos de sus miembros con una mentalidad más democrática se separaron, creando el Movimiento de Renovación Sandinista. El FSLN de extrema izquierda, que fue dejado de lado, se centró en Ortega y su esposa, Rosario Murillo (ahora vicepresidenta de Nicaragua).

En el 2006, después de múltiples intentos fallidos, Ortega recapturó la presidencia con solo el 38% de los votos, gracias a un pacto muy criticado con otro partido político. Fue elegido para otro mandato de cinco años en el 2011.

En el 2016, después de que la Asamblea Nacional aboliera los límites de mandato, Ortega ganó por un margen aun más amplio, aunque nadie pudo confirmar los números que afirmó, porque prohibió los observadores internacionales. Fue en esta elección que Murillo se convirtió en vicepresidenta.

Como presidente, Ortega ha desarrollado vínculos con regímenes represivos en Irán, Libia y Venezuela. Rebosante de dinero como resultado de los altos precios del petróleo, Hugo Chávez, el arquitecto de la revolución de izquierda en Venezuela y, más tarde, el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, podría canalizar fondos sustanciales a su aliado en Nicaragua: unos 3.700 millones de dólares. Había poca transparencia con respecto a cómo el gobierno de Ortega gastó este dinero. Para cuando se celebraron las elecciones del 2016, la familia de Ortega controlaba varias estaciones de televisión.

Luego, la economía de Venezuela se derrumbó, la financiación se agotó y la economía de Nicaragua comenzó a sufrir. Desde entonces, el PBI de Nicaragua se ha reducido en un 4% en total.

Pero mientras que Venezuela no le proporciona dinero en efectivo a Ortega, sigue suministrando una distracción. Si el gobierno de Maduro cae, es probable que la atención internacional cambie a Nicaragua, y la presión sobre Ortega y Murillo para que renuncien probablemente se intensifique. Así como la fortaleza anterior de los chavistas de Venezuela reforzó la posición de Ortega, su debilidad actual bien puede ser su perdición.

–Glosado y editado–

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada