"La tragedia del 'vacunazo' ha tenido como personaje principal a Martín Vizcarra".
"La tragedia del 'vacunazo' ha tenido como personaje principal a Martín Vizcarra".
Álvaro Zapatel

Profesor Asociado, Universidad Complutense de Madrid*

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La tradición oral de la antigua dejó como legado a la humanidad un conjunto de mitos y leyendas en la incesante búsqueda por explicar, a través de aquellos relatos fantásticos, la belleza y la barbaridad de la naturaleza humana. En ese universo, dioses, semidioses y mortales participaban en un baile inacabable en el que convergían el amor y la traición, la hermandad y la ‘vendetta’, la escaramuza y la paz. Tales historias, muchas veces dramáticas y trágicas, debieran servir de lección y hasta profecía para los peruanos, al haber sido testigos de la decadente circunstancia en la que nuestros gobernantes, como protagonistas de esta infame tragedia, pretendieron jugar a ser dioses.

La tragedia del “” ha tenido como personaje principal a , villano que se impostó en antihéroe y en quien millones de peruanos depositaron su confianza en un contexto de crisis nacional. Como si de la pluma de Homero se tratase, la traición de Vizcarra al pueblo peruano parece haber sido el elemento inspirador para el mito de Tántalo.

Dice el mito que el mortal Tántalo, hijo de Zeus con una ninfa, fue invitado a la mesa de los dioses a participar en el Olimpo y escuchar las intimidades que allí se ventilaban. Tal invitación hizo que Tántalo cayera víctima de la soberbia, y traicionó la confianza de los dioses al revelar entre los mortales las infidencias oídas sentado a la mesa de Zeus.

No contento con ello, Tántalo se dedicó a robar la ambrosía y el néctar de los dioses, alimentos sagrados que conferían la inmortalidad. Por si fuera poco, el inefable invitado comenzó a repartir ambas entre sus amigos, crimen que cometió junto con otros que terminaron por hartar a los dioses del Olimpo.

Como castigo, Zeus decidió que, por traidor y ladrón, Tántalo sufriera tormentos eternos en el inframundo. Allí, como condena a su infatigable ambición, este tendría que pasar sed y hambre, teniendo al lado suyo un estanque de agua y árboles frutales. Al acercarse a comer y beber, el agua del estanque y los frutales se alejarían incesantemente, lo que llevaría a Tántalo a vivir en un suplicio permanente producto de su avaricia y traición.

El historiador israelíafirma en su afamado libro “Sapiens” que nuestras capacidades como especie han permitido extrapolar el límite de nuestra imaginación y han hecho posible lo que en tiempos de Ovidio o Sófocles hubiera sido visto como obra de hechicería, magia o milagro mitológico. En tal sentido, crear vacunas que permitan blindarnos ante la amenaza de una pandemia global, es producto de esa maravilla divina que bien pudiera ser el néctar y ambrosía de la que disfrutaban los dioses.

En una democracia representativa, si caben dioses, estos se personifican en el ciudadano. El ciudadano delega y quita poder según lo considere pertinente. La fatalidad peruana consiste en que son nuestros políticos quienes, abusando de la confianza de sus dioses ciudadanos, pretenden usurpar ese lugar y alcanzar la inmortalidad, o bien en este contexto, la inmunidad de la vacuna. Martín Vizcarra no solo se vacunó a espaldas de la población, sino que buscó beneficiar a su entorno cercano y luego maquillar la miserable realidad con verso y pantalla.

Los ciudadanos peruanos vivimos sometidos a una permanente perfidia y decepción de quienes se sientan a su mesa vestidos de falsa amabilidad y espíritu de servicio. Vizcarra y sus allegados, como Tántalo, engañaron a la ciudadanía y se sirvieron del néctar de la inmortalidad con deslealtad y malicia. La fortuna y maravillosa oportunidad de enmienda, sin embargo, reside en que sepamos reconocer a Tántalo y sancionarlo como corresponde, primero con el retiro de la confianza y luego con la justicia de los hombres.

La antigua Grecia nos deja como lección que, en el imaginario colectivo de esa civilización, la deshonestidad y la traición a mansalva se pagaban caro. Corresponde, entonces, que los ciudadanos peruanos, siguiendo tal lección, premien al buen servidor y sancionen con drasticidad al felón. Si lo entendieron los griegos tres mil años atrás, hoy también es posible hacer el esfuerzo.

*En colaboración con Latinoamérica21.