Todas las actividades deportivas quedaron paralizadas a causa del coronavirus. (Foto: AP)
Todas las actividades deportivas quedaron paralizadas a causa del coronavirus. (Foto: AP)
Ricardo Montoya

Periodista y psicólogo

@RMontoyaDes

Nada más extraño que una ciudad sin transeúntes. Despojados de casi todo “nos hemos hecho ricos de lo necesario, portadores de lo fundamental”, escribe el poeta esteponero Simon Partal en su libro “Fuerzas vivas”. Don Juan, mi viejo, ignora todo esto, él solo espera frente al televisor, con su resignación a cuestas, que regrese el fútbol, el básquet, el tenis o, aunque sea, en estos tiempos menesterosos de deporte, una buena pelea de sumo. A un hombre mayor, con su misión casi cumplida, no se le debe negar mucho. Mañana cumple 88.

Espera don Juan, armado de infinita paciencia, pero la tele es otra cosa. Sus héroes deportivos abarcan, ahora, roles diferentes. Leo Messi, por ejemplo, acostumbrado a arar la tierra con sus pasos de baile, invita a solazarse en casa propia. Lo acompaña un fiel papel de baño que funge de pelota. Zlatan, ‘El Pipita’ y la Juventus, por su parte, organizan colectas filantrópicas en Italia. Mientras en el Perú, Gareca, Paolo y los demás seleccionados exhortan, virtualmente, a guardar cuarentena. En tiempos de pandemia la lejía es un lujo y empáticos todos entienden la obligación de comunicarlo.

“Voy a aprovechar para terminar la primaria”, tuitea sarcástico Juan Ignacio Chela, extenista argentino y entrenador del ‘Peque’ Schwartzman utilizando el humor negro como pararrayos vital contra la angustia. Luego para reforzar su funcionamiento, se pone poético y sube a la red del pajarito. “Hoy un virus nos encierra/ Nos tiene contra las cuerdas/ Es como enfrentarlo a Rafa / En una cancha de tierra”.

En un tenor parecido, aquel que permite burlarse de uno mismo y a la vez tener conciencia social, el exarquero colombiano René Higuita, menos loco que nunca, colgó una fotografía en sus redes sociales. En ella, el circense inventor del ‘escorpión’, lejos de su área pierde infantilmente la pelota contra el camerunés Roger Milla. Ese yerro, doloroso si los hay, terminaría dejando fuera de Italia 90 a la selección de Colombia. El caso es que René, entendiendo la coyuntura actual, acompañó la imagen de su célebre equivocación con un mensaje aleccionador: “Si te dicen que no salgas, NO salgas”.

Rival en la cancha del golero paisa, Diego Pablo Simeone ha sido acusado, los últimos días, por detractores y colegas, de ser un técnico ultradefensivo. Su Atlético de Madrid, pese a ser superado en situaciones del gol por el poderoso Liverpool en su visita a Anfield, terminó eliminando sorpresivamente al campeón del Viejo Continente. Haciéndose cargo de las críticas, ‘El Cholo’ ha respondido y, al hacerlo, ha estado convenientemente a la altura de las graves circunstancias epidemiológicas del planeta. “Al coronavirus se le gana jugando como nosotros, encerrados y saliendo poco”.

“De no haberse inventado, nadie extrañaría el futbol”, afirma Caparrós en una entrevista. La sentencia aplica también para las demás disciplinas. El deporte es maná en tiempos de hambruna y en estos días flacos se siente más su ausencia. Sobre todo para don Juan al que, despojado de casi todo pero rico de lo necesario y portador de lo fundamental, las horas sin deporte, como a la mayoría de nosotros, se le hacen eternas.

MÁS EN DT

VIDEOS RECOMENDADOS