Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Alegato por la reinserción del Senado, por César Azabache

La necesidad de contar con un Senado se hace evidente ahora que enfrentamos un Congreso con mayoría absoluta predefinida.

Alegato por la reinserción del Senado, por César Azabache

Alegato por la reinserción del Senado, por César Azabache

¿Quiere Fuerza Popular probarnos que está inmunizado de las tentaciones autoritarias de los años 90? Pues entonces comprométase públicamente a impulsar una reforma constitucional que restablezca el Senado. Una primera elección de senadores para el año 2018 o 2019 puede ayudarnos a resolver los enormes desafíos institucionales que imponen las condiciones con las que abordamos el cuarto período electoral consecutivo de nuestra historia reciente. Y puede lograr que esa mayoría absoluta que ahora detenta Fuerza Popular no se convierta en el fundamento de una nueva desviación autoritaria del sistema político.  

El Senado puede ser clave en el reforzamiento de un sistema institucional tan erosionado como el nuestro. Un Senado, aun más si se establece en un ciclo distinto a la elección de los congresistas, puede ayudar a formar una manera de hacer la política basada en el prestigio, la sostenibilidad de los acuerdos y la primacía de la negociación institucional. Esas son cosas de las que actualmente carecemos y que necesitamos si queremos resolver nuestro entrampamiento institucional.

De hecho las ventajas de restablecerlo son mayores al supuesto “alto costo económico” asociado a implementarlo. Un Senado ofrece un espacio que modifica las reglas de designación de las más altas magistraturas, Tribunal Constitucional, Corte Suprema, BCR y Defensoría del Pueblo incluidos. Un Senado conforma un cuerpo de menor tamaño y mayor experiencia política que una cámara de Diputados y concentra mayor peso político que el Consejo de la Magistratura, por ejemplo. La existencia del Senado además ofrece una perspectiva distinta a la carrera política de los congresistas, algunos de los cuales podrían dejar de actuar como si hubiera que aprovechar los únicos 5 años que tendrán de carrera política si tuvieran un estímulo mayor de ascenso. 

La necesidad de contar con un Senado lo antes que sea posible se hace además evidente ahora que enfrentamos -la primera vez desde 1995- un Congreso con mayoría absoluta predefinida. Excluyendo toda suspicacia, parece imposible dejar de observar que el Congreso de 1995 formó parte del marco institucional que hizo posible la historia de finales de los 90. De hecho, muy buena parte de los casos por corrupción que marcaron la transición del 2001 corresponden a ese período. 

No pretendo con esto hacer cargos contra nadie en particular ni lanzar ninguna sugerencia específica. De hecho creo que cualquier agrupación que hubiera controlado un Congreso unicameral en condiciones semejantes a las de 1995 habría generado alguna versión propia del colapso en que se puso al sistema entre los años 1998 y 2000.

Entonces, el Senado es en realidad necesario porque los congresos unicamerales funcionan bastante mal. O la dispersión del voto los paraliza (observen cuánto nos cuesta cada elección de magistraturas que debe pasar por sus manos) o la concentración en ellos de mayorías sin contrapeso hace prácticamente imposible sostener cualquier forma de equilibrio institucional incluyente. Por cierto, en la mayoría de sistemas parlamentarios el equilibrio no se obtiene apostando a una sola Cámara, sino a las renovaciones por tercios y al juego de contrapesos entre dos, una de representantes y otra de senadores. 

La posibilidad de tener ahora un Senado que nos ponga en orden depende de un acuerdo político fundamental que requiere renuncias concretas ¿Podemos obtenerlo de Fuerza Popular que controla ahora la mayoría del próximo Congreso?

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada