"La economía peruana se expandió 4% el año pasado. Durante el presente año ha sufrido algunos choques de oferta en los sectores primarios. Como resultado de ello –y de otros factores–, se espera un crecimiento del 2,4% para todo el año. Aunque con un primer semestre del 1,8% y un segundo semestre del 3%". (Ilustración: Rolando Pinillos Romero)
"La economía peruana se expandió 4% el año pasado. Durante el presente año ha sufrido algunos choques de oferta en los sectores primarios. Como resultado de ello –y de otros factores–, se espera un crecimiento del 2,4% para todo el año. Aunque con un primer semestre del 1,8% y un segundo semestre del 3%". (Ilustración: Rolando Pinillos Romero)
Elmer Cuba

Economista, socio de Macroconsult

En general, los países de la región vienen sufriendo por los efectos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, por la turbulencia en los mercados de capitales y por diversos grados de crisis política y debilidad institucional.

Los precios y las cantidades de los principales bienes exportados por la región han sufrido algunas caídas y los flujos de capitales se han vuelto inestables para los países emergentes. Por si lo anterior fuera poco, las tensiones institucionales y políticas de diversa magnitud han afectado las políticas económicas y las expectativas de los sectores privados en los diferentes países de la región. Como resultado de todo ello, el 2019 será recordado como un año de crecimiento nulo en (según estimaciones tomadas de Laeco, la alianza de consultoras latinoamericanas). Veamos.

Chile. El Ejecutivo luce algo desenfocado, no tiene mayoría en el Congreso y no puede aprobar sus reformas tributarias y previsional. Mientras tanto, dos diputadas comunistas han planteado reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales. El Gobierno ha respondido con una propuesta de 41 horas. El PBI se ha desacelerado del 4% en el 2018 a cerca del 2,3% esperado para el 2019.

Argentina. El año pasado la argentina se contrajo un 2,4% como reflejo de una devaluación del 114%. La tasa de inflación llegó al 48%. Luego de los resultados de las elecciones primarias se produjo una nueva caída del peso argentino y las expectativas de los agentes económicos fueron severamente golpeadas. Este año la economía se contraería nuevamente a una tasa del 2,9%. Se espera una devaluación anual de más del 70%, mientras que la inflación anual se situaría en 52%. La economía argentina se continuaría contrayendo en el 2020 a una tasa cercana al 2%.

México. Al asumir el Gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió una “nueva política económica” que le restaba importancia a la obsesión por el crecimiento económico y ponía énfasis en la ayuda a los grupos sociales más vulnerables. El año pasado el crecimiento económico del país norteamericano fue del 2%, en línea con lo que le viene ocurriendo en los últimos 15 años. Sin embargo, para este año se espera un crecimiento de apenas 0,9%.

Brasil. Luego de crecer apenas 1,1% en el 2018, este año la economía más grande de la región se apresta a crecer apenas 0,9%, con una ligera aceleración de la inflación del 2,6% al 2,8%, entre ambos años. El presidente Jair Bolsonaro tiene una agenda económica que requiere una amplia coalición de las fuerzas políticas.

Colombia. Dentro de las siete más grandes economías regionales, la colombiana es la única que crecerá más que el año pasado. Se espera una tasa del 3,2% contra una del 2,6% en el 2018. A pesar del ruido generado por la declaración de rearme de las FARC, esta facción representa solo el 2% de los desmovilizados por el proceso de paz. Luego de un primer año difícil, el gobierno del presidente Iván Duque está logrando cierta estabilización.

. El presidente Martín Vizcarra ha presentado una propuesta para recortar su período presidencial por un año, así como el período del Congreso de la República. Este adelanto de elecciones tiene a los agentes económicos en compás de espera. La economía peruana se expandió 4% el año pasado. Durante el presente año ha sufrido algunos choques de oferta en los sectores primarios. Como resultado de ello –y de otros factores–, se espera un crecimiento del 2,4% para todo el año. Aunque con un primer semestre del 1,8% y un segundo semestre del 3%.

Venezuela. Continúa la destrucción económica del país caribeño. La actividad económica venezolana sufrió una caída del 25% en el 2018 y para el presente año se espera una nueva contracción del 40%. Realmente se trata de cifras dantescas solo comparables a períodos de guerra externa o guerra civil. La tasa de inflación llegó a 2’100.000% en el 2018 y este año ‘solo’ sería de 60.000%.

El resto de economías más pequeñas también sufrirá una desaceleración en el 2019, aunque con tasas diferentes. Bolivia (3,8%), Costa Rica (1,9%), Uruguay (0,4%), Ecuador (0%) y Paraguay (0%).

Por décadas, dentro de las siete economías más grandes de América Latina, la economía peruana ha venido siendo la de menor desarrollo relativo, medido por el PBI per cápita. Ahora ha pasado al puesto seis por la implosión de Venezuela. La economía nacional debe apurar al paso. Desde el 2014 hasta el 2020 (¡un período de siete años!), el promedio de crecimiento económico peruano sería de cerca del 3%, una tasa inferior al crecimiento del PBI mundial. La convergencia hacia el desarrollo económico se viene alejando desde esa fecha y así recibiremos el 2021. Hay poco que festejar.