Módulos Temas Día

Oportunidad de oro, por Federico Salazar

"Lamentablemente, este gobierno ha perdido una oportunidad de oro para plantear reformas radicales. Este era el momento para la aprobación y las facilidades".

Federico Salazar Periodista

Luis Galarreta, Martín Vizcarra

"La mayoría del Congreso no podría crear obstáculos o poner condiciones a la administración que entra por casualidad." (Foto: Congreso).

Hay que felicitar al gobierno por haber dado un paso en la reducción del gasto público superfluo. El cálculo oficial estima en casi 1.000 millones de soles el ahorro, unos 300 millones de dólares.

Es bueno ir en esa dirección. El que se haya podido detectar ese tamaño de gasto superfluo habla del descarrilamiento en que están las cuentas nacionales.

El gasto menudo, sin embargo, no es el problema principal. Lo principal es el gasto grande, el de las inversiones absurdas.

Lamentablemente, este gobierno ha perdido una oportunidad de oro para plantear reformas radicales. Este era el momento para la aprobación y las facilidades.

La salida del presidente Kuczynski no solo afectó al anterior mandatario. Afectó a todos los involucrados. El Congreso ha quedado sumamente golpeado.

Es el Congreso de los congresistas que mienten sobre sus hojas de vida, de los congresistas vinculados a socios con acusaciones sobre narcotráfico, es el Congreso no solo de Kenji Fujimori y Bienvenido Ramírez, sino también el de Moisés Mamami y Yesenia Ponce.

Moisés Mamani se parece mucho a un delincuente. Con tal de obtener un rédito político es capaz de hacer grabaciones subrepticias. Es capaz de ir a la casa de un presidente a tenderle trampas para que caiga con alguna afirmación comprometedora. Y es capaz de ocultar esa parte de la historia, ya que no beneficia a la baja política partidaria.

Yesenia Ponce es capaz de hacer aludir a personas que ni le enseñaron ni estudiaron con ella. Es capaz de fabricar mentiras, con falsificación de documentos, de firmas, de testimonios con toda la elaboración posible.

Bienvenido Ramírez se jactaba de colocar autoridades y contratar obras con porcentaje para el bolsillo propio. Eso no le parecía malo y lo ofrecía como premio para el transfuguismo.

Bienvenido Ramírez, Yesenia Ponce, Moisés Mamani, entre otros, no llegaron al Congreso enviados por el cielo (o por el infierno). Llegaron como candidatos de Fuerza Popular. La más alta directiva los convocó, los aceptó y los apoyó en la campaña.

Nos pueden decir que “no sabían”, que “de haber sabido no los hubieran incluido”, entre otras cosas. Es flagrante, sin embargo, la irresponsable deficiencia y la histórica negligencia del grupo seleccionador.

Todo esto lo puso en evidencia la salida de Kuczynski. La mayoría del Congreso, por tanto, no podría crear obstáculos o poner condiciones a la administración que entra por casualidad.

Este era, pues, un momento ideal para hacer reformas y cambios drásticos. Se ha equivocado el gobierno de Martín Vizcarra al extender una rama de olivo para que haya tranquilidad.

Se necesitan medidas audaces. Se necesita, por ejemplo, reducir el déficit fiscal, recuperar control sobre la deuda pública y, en paralelo, atender las necesidades de la población en cuanto a seguridad ciudadana y atención de salud.

El gobierno debe recomponer el gasto. Quitar gasto donde no se debe gastar y hacer gasto donde es urgente utilizarlo.

¿Qué hacemos poniendo dinero en los Panamericanos cuando los hospitales no tienen medicinas o tomógrafos y las comisarías no tienen radios ni sistema integrado? ¿Acaso los Panamericanos representan un gasto urgente para la población más necesitada?

La refinería de Talara requerirá en total de más de 5.400 millones de dólares. Dicen que es negocio. Pues bien, si es negocio, ¿por qué no se financió únicamente como negocio? ¿Por qué el Estado tuvo que dar ahí ayuda financiera, garantía y soporte?

Solo en refinería y Panamericanos hay como 7 mil millones de dólares, casi 23 mil millones de soles. El recorte de gastos superfluos es bueno, pero es muy poco al lado de la utilización irrazonable de los enormes recursos que han sacado de nuestros bolsillos.

Esperemos que el momento político de expectativa dure todavía más tiempo. En ese tiempo el gobierno debe darse cuenta del tamaño del problema y debe plantear las soluciones menos políticas y más técnicas.

Si este gobierno arregla las finanzas y mejora la economía, todos los grupos políticos podrán tener expectativas en las próximas elecciones. Sin eso, todos seguiremos perdiendo.

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018
Ir a portada