Módulos Temas Día

Objetivo: ayuda al necesitado, por Fernando de Trazegnies

“Con motivo de las catástrofes naturales sufridas por el norte de nuestro país, la orden envió inmediatamente a Catacaos una tonelada de víveres de primera necesidad”.

Fernando de Trazegnies Profesor principal de la Facultad de Derecho de la PUCP

Giovanni Tazza

"Como los niños no pueden ser descuidados en estos casos críticos, se les entregó ropa, víveres y muñecas. Y se obtuvo la inclusión en la asociación Hogar de Gina de 20 niñas huérfanas afectadas por los huaicos". (Ilustración: Giovanni Tazza)

"Como los niños no pueden ser descuidados en estos casos críticos, se les entregó ropa, víveres y muñecas. Y se obtuvo la inclusión en la asociación Hogar de Gina de 20 niñas huérfanas afectadas por los huaicos". (Ilustración: Giovanni Tazza)

Desde el inicio de la era cristiana, fueron muchos los europeos que quisieron visitar la tumba de Jesús en el reino de Jerusalén, a pesar de las enormes dificultades que implicaba un viaje de esta naturaleza en tales tiempos. Y es así como, teniendo en cuenta que muchos de los visitantes llegaban enfermos, el papa Gregorio el Grande fundó en el siglo VI un hospital en Jerusalén para atender a los peregrinos; y los comerciantes de la ciudad italiana de Amalfi favorecieron la presencia de monjes católicos en dicho hospital.

Cinco siglos más tarde, esta ayuda inicial se convirtió en un importante monasterio con un hospital para los que venían a visitar los lugares santos. Este recibió el nombre de San Juan Bautista porque estaba construido en el sitio en que el santo anunció la concepción de Jesús.

Lamentablemente, las invasiones musulmanas crearon un segundo obstáculo a los peregrinos cristianos, pues asumieron el poder político y causaron muchos atropellos a los peregrinos. Ello dio origen a las Cruzadas, que llevaron a los católicos a tomar las armas contra el musulmanismo. En 1113, el Papa reconoce a los allegados al culto de San Juan Bautista como una orden religiosa y militar para la defensa de la Iglesia y de los cristianos, así como para luchar contra la enfermedad y contra los enemigos de la cristiandad.

Posteriormente, en los siglos siguientes, la orden tendrá sede en Rodas y después en Malta, razón por la cual recibe también estos nombres. Pasadas las guerras, la orden se dedicará fundamentalmente –como en su origen– a la ayuda al necesitado.

La orden existe en el Perú desde 1953, año en el que fue reconocida por el Gobierno Peruano como entidad soberana y mantiene una misión diplomática.

Pero su labor fundamental es la ayuda permanente al necesitado. Con motivo de las catástrofes naturales sufridas por el norte de nuestro país en los meses pasados, la orden envió inmediatamente a Catacaos (Piura) una tonelada de víveres de primera necesidad, artículos de aseo, agua embotellada, medicinas como paracetamol, antitusígenos, antihistamínicos, etc. También se les hizo llegar repelentes contra insectos, mascarillas antipolvo, suero fisiológico, etc.

En Cajamarquilla, se procedió a empadronar a 20 familias que vivían en carpas en el asentamiento humano Granja Nuevo Ayllu. Se han realizado también cuatro visitas a la zona afectada, llevándoles víveres de primera necesidad y otros elementos indispensables similares a los antes mencionados, así como medicinas acompañadas por atención médica básica.

Como los niños no pueden ser descuidados en estos casos críticos, se les entregó ropa, víveres y muñecas. Y se obtuvo la inclusión en la asociación Hogar de Gina de 20 niñas huérfanas afectadas por los huaicos.

La labor ordinaria de la orden es también bastante intensa. En Navidad se participó en una fiesta con mil niños de los alrededores de Lima. Otra labor ha sido formar una campaña educacional, entregando libros y materiales de escuela a 200 niños de Chuquibambilla, en la selva de Junín. En Pamplona Baja, Lima, se encuentra la clínica Divino Niño de Jesús-Orden de Malta, administrada por estas dos instituciones; y ahí se atiende a 11.000 pacientes por mes. También se han realizado atenciones médicas en los ríos Napo y Nanay, donaciones a las Madres Carmelitas de Cañete, atenciones dentales y muchas otras que resultan imposible detallar en tan corto espacio.

El próximo sábado 24 de junio se celebra una vez más el Día de San Juan Bautista y, por tanto, el Día de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta. Esperemos que para esa fecha ya haya sido posible la presentación de credenciales al Gobierno Peruano del nuevo embajador plenipotenciario enviado por la orden a nuestro país.

Tags Relacionados:

Orden de Malta

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías