Módulos Temas Día

El ‘outsider’ tecnocrático, por Alfredo Torres

Si queremos elevar el debate, deberíamos estar más atentos a quienes entran a la política con un perfil tecnocrático.

El ‘outsider’ tecnocrático, por Alfredo Torres

El ‘outsider’ tecnocrático, por Alfredo Torres

El ahora procesado ex ministro Daniel Urresti ha encarnado en las últimas semanas la figura del sorpresivo ‘outsider’, que suele animar nuestras contiendas electorales. Como anticipamos en estas páginas, si Urresti superaba el 5% de intención de voto, se lanzaría de candidato, lo que efectivamente ocurrió. Hoy, ya está en campaña. La acusación fiscal por el crimen del periodista Hugo Bustíos puede mellar e, incluso, frustrar su pretendida candidatura, pero entre tanto es previsible que continúe atacando inmisericordemente a Alan García y Keiko Fujimori, agudizando la polarización ya existente entre el gobierno y la oposición. 

Las polarizaciones políticas suelen abrir una grieta por la cual se cuela un tercero. Fue así en las presidenciales de 1990, cuando entre Mario Vargas Llosa y el oficialista Luis Alva Castro se coló Alberto Fujimori, quien quedó segundo en la primera vuelta y venció en la segunda; o, más recientemente, en las municipales de Lima, cuando entre Luis Castañeda y Susana Villarán surgió Enrique Cornejo. No ganó, pero desplazó a la ex alcaldesa al tercer lugar.

Las condiciones están dadas para el surgimiento de una nueva opción, porque según una encuesta de Ipsos, el 51% del electorado preferiría votar en el 2016 por un candidato que no fuera del gobierno ni de la oposición. Es decir, están a la expectativa de un cambio que deje atrás algunos de los vicios que caracterizan a nuestra política nacional, como los insultos y la corrupción.

¿Esa figura la podría encarnar un político con un perfil tecnocrático? Es decir, ¿alguien que no sea solo un político sino que haya tenido antes una trayectoria exitosa en una profesión orientada al desarrollo? La historia demuestra que ese perfil resulta atractivo. Parte de la votación que recibieron en sus primeros gobiernos el arquitecto Fernando Belaunde y el ingeniero Alberto Fujimori tuvo que ver con esa imagen. El caso más destacado de este perfil es el del economista Pedro Pablo Kuczynski (PPK), aunque, como su propia experiencia demuestra, ser un tecnócrata exitoso no garantiza el éxito electoral.

PPK es para muchos el tecnócrata que el país necesita, pero para alzarse con el triunfo debe primero superar los escollos que constituyen su imagen socioeconómica de candidato de “los de arriba” y su dilatada trayectoria que lo integra al desgastado elenco estable de la política nacional. Los partidos tradicionales sufren de una limitación similar, aunque tampoco para ellos la barrera es infranqueable, como lo demostró el aprista Enrique Cornejo, que alcanzó el segundo lugar en las municipales de Lima con un perfil tecnocrático. En esa línea, el ingeniero Juan Incháustegui podría ser el mejor candidato de Acción Popular (habida cuenta de que Gastón Acurio prefiere continuar por el momento como líder de opinión).

Pero el político tecnócrata más atractivo para un electorado ansioso por un cambio sería el que, además, pueda enarbolar la bandera del ‘outsider’. Alguien que no haya estado en la primera fila de la política nacional, pero que sí haya tenido una trayectoria de vida que despierte confianza en dos frentes: solvencia profesional y sensibilidad popular. Hasta el momento, dos precandidatos parecen cumplir con ese perfil: el economista Julio Guzmán Cáceres, de Todos por el Perú, y el ingeniero Rómulo Mucho Mamani, de Acción por el Perú. Ambos tienen un elevado nivel académico, han sido importantes funcionarios del Estado y han tenido éxito en el sector privado. El limeño Guzmán Cáceres es más joven, el puneño Mucho Mamani tiene una historia de vida más impresionante. No es sencillo hacer campaña con imagen de tecnócrata –es más fácil tener un minuto en un noticiario insultando a un rival que con una propuesta técnica–, sin embargo, si queremos elevar el nivel del debate electoral, deberíamos estar más atentos a personas que entran a la política con un perfil tecnocrático. Los próximos nueve meses son el momento de darles tribuna a estos nuevos políticos. 

Sin duda, las posibilidades electorales de un ‘outsider’ tecnocrático son limitadas. Desde Fujimori, hace 25 años, ningún ‘outsider’ triunfa en la primera elección que se presenta. Y esta vez la oferta electoral incluye a tres candidatos sólidos como Keiko Fujimori, PPK y Alan García. Candidatos nuevos como Guzmán Cáceres o Mucho Mamani no deben esperar un éxito temprano en las encuestas porque son muy poco conocidos. El momento de la verdad será en el último trimestre de este año, cuando deberán definir si persisten en su campaña o unen esfuerzos con algún candidato afín. Entre tanto, que aprovechen el tiempo para introducir nuevas ideas en la agenda política nacional.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada