Módulos Temas Día

Un indulto mentiroso, por Federico Salazar

"Kuczynski estafó al país y fue tan 'golpista' como decía que eran sus adversarios".

Federico Salazar Periodista

PPK

Archivo El Comercio

Kuczynski no le ha hecho un buen favor a Alberto Fujimori. Le ha dado un indulto, pero le ha dado un indulto mentiroso.

El indulto otorgado estuvo precedido de mentiras, farsas y ocultamientos. La medida abrevió plazos, festinó formalidades y apuró a más de un médico.

El indulto es un perdón. Según la Constitución, lo puede dar, arbitrariamente, el presidente. Kuczynski, sin embargo, eligió dar un perdón basado en una condición médica.

La condición médica, sin embargo, no es indubitable ni está fehacientemente demostrada. Si el presidente quería indultar a Fujimori de manera consistente, debió haber iniciado un proceso que empezara con los familiares de las víctimas de los delitos consignados en la sentencia.

En lugar de un indulto sólido, Kuczynski ha otorgado un indulto tan apurado como frágil. De paso, ha vuelto a dividir a los peruanos, ha comprometido la posición internacional del Perú y ha creado un mayor clima de inestabilidad.

¿Cuál es la razón para esta crisis en la que el jefe del Estado involucra al país entero? El indulto fue otorgado a los tres días de haber salvado la vacancia.

Kuczynski mintió al país en su mensaje a la nación del 20 de diciembre, la noche anterior al día de la votación sobre vacancia.

El mandatario sabía que iba a indultar a Fujimori. Los procedimientos se habían apurado desde el día 11 de diciembre. Había preparado todo para poder firmar el indulto.

La ya lejana noche del 20, Kuczynski dijo: “La democracia está bajo ataque. Estamos ante un golpe”.

Con esa alerta sobre un supuesto golpe pudo reunir todos los ímpetus antifujimoristas. Los juntó con los de Kenji Fujimori y sus afines. Reunió a albertistas y antifujimoristas para no ser vacado.

¿Ajedrez? No, mentiras y estafas. Kuczynski estafó al país y fue tan “golpista” como decía que eran sus adversarios. Aseguró que, en caso fuera sacado del cargo por incapacidad moral permanente, ninguno de sus vicepresidentes asumiría el cargo.

Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz están en deuda con el país. Fueron elegidos para ser vicepresidentes, es decir, para remplazar al presidente en caso de que algo le ocurriera. Cuando les tocó asumir su responsabilidad constitucional, la evadieron.

Ahora sabemos que fueron parte de una farsa. La farsa montada para salvar a Kuczynski, para indultar a Fujimori.

Esa es la responsabilidad política de esas tres personas que aparecieron en nuestras pantallas la noche del 20 de diciembre. Kuczynski buscó alarmar a la población y los vicepresidentes aceptaron amenazar con incumplir su mandato electoral.

¿No lo sabían? A mediados de año, Michael Reid, de “The Economist”, escribió que el presiente contemplaba dos posibilidades: negociar con el fujimorismo a través del indulto o remover el Congreso por las censuras a gabinetes (“Who governs Peru?”, 22/6/2017).

Kuczynski dijo, entonces, que “el tiempo de indultar es ahora”. No había, pues, dudas al respecto.

El caos creado por Kuczynski y sus vicepresidente pueden alentar reacciones golpistas. Contra ese peligro, debemos adherir con mayor disciplina a la Constitución y las leyes.

A Kuczynski hay que seguir investigándolo. Luego del indulto, claro, está por verse si la Comisión Lava Jato sigue investigándolo con el mismo ahínco.

Hay que descubrir la verdad sobre las negociaciones y contratos de las empresas vinculadas con el presidente. No solo con relación a Odebrecht.

Se trata de una persona dispuesta a ocultar la información. Se trata de una persona que cree que basta que algo sea legal para que sea moral. Una persona que se hizo contratar a través de la empresa de su socio para brindar asesoría a una empresa que contrataba con el Estado del que él era parte.

No podemos sumarnos a quienes quieren patear el tablero a raíz de estas manipulaciones. Eso no quiere decir, sin embargo, que dejemos que nos gobiernen con mentiras y leguleyadas.

Quizá sea el momento para que se tiendan algunos puentes, en cuanto a la lucha anticorrupción entre antifujimoristas y, por lo menos, fujimoristas-keikistas. Después de todo, los keikistas no tienen que pagar por el indulto.

Tags Relacionados:

Indulto a Fujimori

PPK

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018
Ir a portada