"El COVID-19 solo ha fortalecido nuestra determinación de honrar y proteger a nuestros mayores, los idiomas que hablan y la sabiduría que poseen". EFE/EPA/ETIENNE LAURENT
"El COVID-19 solo ha fortalecido nuestra determinación de honrar y proteger a nuestros mayores, los idiomas que hablan y la sabiduría que poseen". EFE/EPA/ETIENNE LAURENT
Jodi Archambault

Exasesora especial de Barack Obama para asuntos nativos americanos

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Durante cuatro siglos, nueve de cada 10 nativos americanos murieron a causa de la guerra o la enfermedad. Ahora nuestra gente está muriendo por COVID-19 a tasas extraordinariamente altas en todo el país. Dakota del Norte y del Sur, hogar de las reservas de Lakota, lideran en los Estados Unidos en tasas de coronavirus per cápita. Estamos perdiendo más que amigos y familiares; estamos perdiendo el idioma que hablan nuestros mayores, el alma de nuestra gente y la esencia misma de quiénes somos.

El año pasado perdí a mi tío Jesse (Jay) Taken Alive y su esposa, Cheryl, por el virus. Mi tío, expresidente de la tribu Sioux de Standing Rock, fue uno de los principales defensores de los esfuerzos para revitalizar el idioma lakota y dakota. Lakota y dakota son dialectos del mismo idioma; si habla uno, es fácil entender el otro.

La tarea es urgente. En el 2020, solo había 230 hablantes nativos de dakota y lakota en la reserva de Standing Rock. 230 hablantes, frente a 350 en el 2006, según las encuestas de la tribu. Solo hay un par de miles de hablantes, en total, en Estados Unidos y Canadá.

A medida que el COVID-19 cobra un precio terrible en nuestra gente, también amenaza el progreso que hemos logrado para salvar nuestros idiomas. La edad promedio de nuestros hablantes es de 70 años. También son los que corren mayor riesgo de morir a causa de COVID-19.

Antes de la pandemia, habíamos avanzado. Los guerreros culturales, jóvenes y viejos, habían creado escuelas de inmersión, incluso en las reservas de Standing Rock, Pine Ridge y Rosebud. Ahora estamos de luto por la pérdida de instructores que ayudaron a revitalizar el idioma, quienes murieron a causa del virus el año pasado.

Que todavía tengamos hablantes de lakota es un milagro. Las generaciones anteriores fueron sacadas de sus tierras, a internados que golpeaban a los niños por hablar su lengua materna y, más recientemente, a aulas que casi borraron su cultura lakota.

Apreciamos a los hablantes de lakota, porque el idioma que hablan encarna una hermosa cosmovisión, basada en una relación armoniosa entre nosotros y con la Madre Tierra. Los hablantes de lakota viven según los valores integrados en ese idioma.

El alcance de nuestros idiomas se ha sentido mucho más allá de Dakota del Norte y del Sur. Los movimientos de sostenibilidad global han adoptado conceptos de lakota como “el agua es vida” (Mni Wichoni), el entendimiento de que la vida no existe sin agua; “todos estamos relacionados” (Mitakuye Oyasin), y la interconexión de toda la energía del universo, incluidos los humanos.

La riqueza cultural que aportan nuestros idiomas no es menos vital para la vida en este planeta que la biodiversidad. Tampoco es menos valioso que las contribuciones culturales de los descendientes de Europa.

En Standing Rock, los ancianos lakota que dominan nuestro idioma serán priorizados para la vacuna. Otras naciones tribales deberían hacer lo mismo.

Nos estamos quedando sin tiempo. Estamos perdiendo los vínculos que unen a miles de generaciones hasta nuestros días. Estamos perdiendo la oportunidad de heredar su comprensión de lo que significa ser humano.

Por eso es fundamental que tengamos una respuesta federal coordinada al COVID-19. Los gobiernos de Dakota del Norte y del Sur nos han fallado. El presidente Biden ahora tiene la oportunidad de ayudar. Eso significa brindar atención médica de la más alta calidad y medidas preventivas en las reservas, y una reforma de arriba hacia abajo del servicio de salud para indígenas, un derecho descuidado durante mucho tiempo. Finalmente, el próximo presupuesto federal debe financiar por completo los programas de restauración del idioma tribal.

En lugar de nuestro sufrimiento, considere la extraordinaria capacidad de recuperación de mi pueblo. El COVID-19 solo ha fortalecido nuestra determinación de honrar y proteger a nuestros mayores, los idiomas que hablan y la sabiduría que poseen. Creo que si los estadounidenses supieran a lo que nos enfrentamos, nos ayudarían. Si la historia nos ha enseñado algo, es que las generaciones venideras necesitarán esa sabiduría más de lo que podemos imaginar.


–Glosado y editado–

© The New York Times