Módulos Temas Día

"Los recuerdos de Facebook", por Pedro Canelo

Facebook busca ingresar cada vez más en lo cotidiano de la gente; sin embargo, meterse con los recuerdos es un exceso

Facebook bloquea 1 millón de 'mensajes terroristas' por semana

Facebook bloquea 1 millón de 'mensajes terroristas' por semana

Facebook me hará recordar esta mañana que hace un año pedía públicamente una pausa. Llegué a los últimos días de diciembre del 2014 en piloto automático y solo quería desconectar ese motor personal que te obliga siempre a “hacer cosas”. Estaba fusilado del cansancio, en mente y cuerpo, y solamente quería encontrar el espacio y el tiempo para una extensa cura de sueño. Un Mundial, un libro y una cadena de repentinas despedidas irreparables multiplicaron esos doce meses acelerados como si fuera un lustro. Leeré ese recordatorio de la red social en un café al frente de la Plaza de Armas del Cusco donde, curiosamente, los visitantes repiten que es inevitable llenarse de energía. Hace un año solo quería lanzarme hacia una cama, doce meses después también he decidido lanzarme pero en un parapente porque el 2015 fue el año del despertar de la fuerza.

Quizá este recuerdo del final del 2014 sea el último que lea en la red social. Procederé en enero a desactivar esas notificaciones que pueden ser motivadoras pero también muy incómodas. Zuckerberg ha elaborado un mapa de acciones para que Facebook ingrese cada vez más en lo cotidiano de la gente; sin embargo, meterse con los recuerdos es un exceso. Fotos de románticos viajes con ex parejas, fotos con amigos que perdiste, textos donde anuncias la partida de un ser querido, declaraciones de amor, fotos con ese fiel compañero canino que ahora descansa en un parque (estas son de las que más duelen). A veces puede ser divertido, pero otras muchas no tanto. No hay derecho, esta vez sí te pasaste, Mark. 

Aún no hay registros confiables sobre penosos o fatídicos desenlaces gracias a “los recuerdos de Facebook”, aunque no es necesario llegar a ese terreno para pedir una regulación en el 2016. Tampoco es cuestión de buscar una tabula rasa que anule tu existencia como Gatúbela en “Batman, el caballero de la noche asciende” o aniquilar todas las añoranzas de un mal amor como Kate Winslet y Jim Carrey en “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”. Esos son excesos de un olvido imposible.

Al pasado no hay que fulminarlo, solo debemos guardarlo en un lugar donde no fastidie. Todos merecemos la oportunidad de un cambio sin mirar atrás. El problema es cuando las cosas no cambian: algunas de estas remembranzas virtuales son una cruel clonación del año anterior: por ejemplo, que Perú no vaya a un Mundial o que votaremos en las elecciones por un mal menor. Esa pastilla para la memoria, estimado Zuckerberg, quizá sea la única que nos sirva. Ese ‘memorex’ siempre lo vamos a necesitar.

Tags Relacionados:

Facebook

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada