(Ilustración: Giovanni Tazza)
(Ilustración: Giovanni Tazza)

Con la llegada del invierno, la gripe, que nació como una pavorosa epidemia mundial hace dos años, ha vuelto a Lima aunque sin la virulencia con la que nos azotara en 1918 y 1919 dejando apreciable número de víctimas mortales. La gripe se propaga con una velocidad terrible y asume nuevos síntomas que preocupan a nuestros médicos y a los poderes públicos. Esperamos que no alcance la magnitud de una nueva epidemia, pero es preciso tomar las máximas precauciones para evitar el contagio. Aparece con dolor de cabeza, fiebre y postración. H.L.M.

TAGS RELACIONADOS