"Pronunciamientos", por Rogelio
"Pronunciamientos", por Rogelio

ROGELIO

La polémica sobre los pronunciamientos acerca de la situación venezolana está bastante áspera. Veamos algunos casos:

Gobierno vs. oposición. El gobierno de Humala formuló “fervientes votos para restablecer la paz” y lo acusaron de tibio y debilucho. Sin embargo, sí habría recogido el mensaje peruano y, luego de proclamarse “humanista” y “pacifista” (aunque el hombre no parezca precisamente una simbiosis de Dante Alighieri y Gandhi), ha convocado a una conferencia “por la paz” para “repudiar a los violentos” y “enfrentar a quienes quieren destrozar la patria” (¡felizmente que la convocatoria era “por la paz”!).

(FA) vs. el mundo (menos y ). El FA recurrió a una argumentación retrovintage anticolonialista para dar apoyo total a Maduro y PPK respondió: “Están chiflados”. La paradoja es que la denominación FA alude a frentes espaciosos, pero tales lóbulos frontales extensos no siempre parecen albergar mentes igual de amplias. 

Nadine vs. Yáñez. Mostrando síntomas avanzados del síndrome “primera dama” (“ni aparezco en el organigrama, pero me creo Barack Obama”), Nadine también dio su opinión, pero el embajador venezolano Yáñez la minimizó por no ser un pronunciamiento oficial. El diplomático ignora que Heredia es la máxima instancia de comunicación del gobierno y olvida una regla básica de sobrevivencia política: no se minimiza a Nadine. Por el momento le auguramos al avezado Yáñez un próximo destino algo más, digamos, exótico (Somalia, quizá).