Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

El lugar donde Mueller encontró resistencia, por Daniel Hemel y Eric Posner

“Hasta el momento, Trump ha oscilado entre la confianza de los ayudantes competentes que se han resistido a sus instrucciones y los hombres que han desobedecido sus órdenes”.

Daniel Hemel y Eric Posner Profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago

Trump

“Lo que hace que el rechazo a Trump sea único es que ha anunciado su existencia a la intemperie”. (Foto: AFP)

Convencido de que la investigación del fiscal especial Robert Mueller avergonzaría a su administración al revelar el alcance de la influencia rusa en las elecciones del 2016, el presidente estadounidense Donald Trump intentó socavarla.

El congreso republicano del 2017-2018 ni comprobó ni equilibró. Los comités de supervisión parecían más interesados en proteger a Trump que en investigarlo. Incluso después de que los demócratas tomaron el control de la cámara este año, la negativa de la administración a entregar documentos ha obstaculizado las investigaciones del Congreso.

El rechazo más fuerte contra Trump provino, en cambio, de una fuente nunca contemplada por los fundadores: su propia rama del gobierno. El FBI y las agencias de inteligencia abrieron sus investigaciones sobre la interferencia rusa en las elecciones del 2016 incluso antes de que Trump prestara juramento.

Aún más sorprendente, la resistencia surgió de personal clave de la Casa Blanca. En junio del 2017, cuando Trump intentó destituir a Mueller, el abogado de la Casa Blanca, Donald McGahn, se negó a cumplir la directiva. El mes siguiente, cuando Trump intentó que el entonces fiscal general, Jeff Sessions, limite la jurisdicción de los abogados especiales, el jefe de personal adjunto de la Casa Blanca, Rick Dearborn, se negó a transmitir la orden. Más tarde, en julio del 2017, cuando Trump le dijo al jefe de personal de la Casa Blanca, Reince Priebus, que exigiera la renuncia de Sessions, Priebus no lo hizo. McGahn también desobedeció la directiva de principios del 2018 del presidente para crear un rastro de papel falso que ocultaría un esfuerzo anterior de Trump para despedir al abogado especial.

La resistencia al mandatario desde el Poder Ejecutivo no es un fenómeno nuevo. Los choques entre el presidente y los funcionarios del gabinete se remontan a los conflictos de George Washington con su primer secretario de Estado, Thomas Jefferson. Lo que hace que el rechazo a Trump sea único es que ha anunciado su existencia a la intemperie.

Si bien la fuerte resistencia a Trump dentro de la rama ejecutiva –y el rechazo bastante débil del exterior– pueden desafiar las nociones tradicionales de poderes separados, esto no es difícil de explicar.

Primero, los asesores que rechazaron los esfuerzos del presidente para interferir en la investigación de Mueller tuvieron destinos políticos y profesionales separados de los de Trump.

Segundo, en varios casos el espectro de la responsabilidad legal parecía desempeñar un papel. McGahn y Priebus a menudo consultaban a su abogado personal que compartían cuando decidían desafiar a su jefe. La sombra proyectada por la investigación del fiscal especial contribuyó al desafío desde dentro de la Casa Blanca, mientras que este desafío también protegió al fiscal especial de la interferencia presidencial. Para los abogados de la administración –incluidos los funcionarios como Priebus que no ocupaban un puesto legal pero que planean regresar a la práctica legal más tarde– las normas profesionales ejercían una restricción adicional. La inhabilitación de un abogado es el fin de la carrera.

Tampoco el poder del perdón equivale a proporcionar al presidente una carta blanca sobre el Poder Ejecutivo. El perdón, además, no repara los daños a la reputación de uno.

¿Puede el presidente evadir estas limitaciones llenando los puestos clave con compinches? Realmente, no. Llenar los puestos con personas cuya única calificación es su lealtad produce menos rechazo y más entorpecimiento. Hasta el momento, Trump ha oscilado entre la confianza de los ayudantes competentes que se han resistido a sus instrucciones y los hombres que han desobedecido sus órdenes.

Al tratar de obstruir una investigación que podría avergonzar a su administración, solo se aseguró de que la investigación se expandiera para abarcar sus desesperadas medidas para detenerla, y así revelar más evidencias de la incompetencia y la podredumbre moral de su liderazgo. Estos hechos harán que los subordinados del presidente estén aun menos dispuestos que nunca a recibir una bala por su jefe.

La dependencia en personas electoralmente irresponsables y en los funcionarios públicos para controlar al presidente crea un nuevo conjunto de problemas. Como el propio Trump ha demostrado, los presidentes pueden tratar de socavar a estas personas humillándolas públicamente y la policía puede tratar de socavar a los presidentes u otros funcionarios electos que desaprueba.

Nuestro equilibrio institucional actual puede no ser sostenible a largo plazo, pero por el momento deberíamos estar agradecidos por ello.

–Glosado y editado–
© The New York Times

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada