Módulos Temas Día

El eterno potencial del turismo, por Enzo Defilippi

"A menos que el Perú diversifique su oferta, no es razonable esperar que la llegada de turistas siga creciendo como lo ha hecho hasta ahora".

Enzo Defilippi Profesor de Pacífico Business School

Machu Picchu celebra 33 años como Patrimonio de la Humanidad

"Uno de los dos únicos eventos que han tenido impacto estadísticamente significativo en el flujo de turistas extranjeros desde el 2002 ha sido el cierre temporal de Machu Picchu del 2010".

No creo que muchos duden del potencial turístico del Perú. Nuestro país posee una cultura riquísima, una biodiversidad impresionante, paisajes bellísimos y una gastronomía de clase mundial. De hecho, la llegada de turistas internacionales se ha duplicado durante los últimos 10 años.

De acuerdo con una investigación que venimos desarrollando en la Universidad del Pacífico, el principal factor que explica este impresionante resultado es la mejora de nuestra conectividad internacional. Desde el 2001 se ha más que duplicado el número de ciudades conectadas mediante vuelos directos y el número de asientos-kilómetro disponibles (un indicador de la oferta de transporte aéreo). Ambos efectos han hecho que sea más fácil llegar a nuestro país.

Los resultados muestran que la mayor conectividad internacional ha sido el resultado de la adecuada decisión de concesionar el aeropuerto Jorge Chávez, por donde ingresa la mayoría de visitantes extranjeros, a un operador privado. De acuerdo con nuestros cálculos, el número de turistas que ingresó por vía aérea se incrementó en 0,86% por cada 1% de aumento en la oferta aérea internacional entre el 2005 y el 2015. Pero eso no es todo. Este aeropuerto se ha convertido en un hub para dos aerolíneas cuyo interés natural es conectar Lima con tantos destinos y mediante tantas frecuencias como sea posible. Este efecto añadió un 0,33% adicional a este flujo turístico. Es decir, existe evidencia de que concesionar nuestro principal aeropuerto al operador que ofreció convertirlo en un hub regional fue una decisión acertada que está generando beneficios al país.

Hay, sin embargo, muchísimo por hacer. A pesar del notable aumento de la llegada de turistas internacionales, los países competidores siguen recibiendo un número bastante mayor. Chile y Argentina, por ejemplo, reciben 50% más. Y los resultados preliminares de una segunda investigación que también venimos realizando indican que uno de los dos únicos eventos que han tenido impacto estadísticamente significativo en el flujo de turistas extranjeros desde el 2002 ha sido el cierre temporal de Machu Picchu del 2010. Eso quiere decir que este flujo es altamente dependiente del atractivo de este monumento.

El problema es que si bien no existe un estudio que determine científicamente el número máximo de visitantes que pueden visitar Machu Picchu, algunos especialistas dudan de que sea mucho mayor a los 3.800 diarios que recibió en el 2017. Es decir, a menos que el Perú diversifique su oferta, no es razonable esperar que la llegada de turistas siga creciendo como lo ha hecho hasta ahora.

La estrategia obvia implica desarrollar nuevos circuitos. Pero ello requiere, entre otras cosas, que pongamos en valor más monumentos, ya que el turista que visita nuestro país lo hace principalmente por motivos culturales. Lamentablemente, la gestión de sitios arqueológicos es hoy una responsabilidad exclusiva del Estado. El resultado es que, de los 22.000 identificados, solo 73 (¡el 0,3%!) están abiertos al público. ¿No ha llegado la hora de repensar esta restricción?

El éxito del aeropuerto Jorge Chávez es muestra de lo que se puede lograr cuando la gestión privada está alineada con el interés público. Pero si no cambiamos de chip, el potencial del turismo para generar más empleo, inversión y recursos para el fisco seguirá siendo solo eso, un eterno potencial.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada