Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Protestando en la era digital, por Ngaire Woods

"Incluso en las democracias, las grandes multitudes a menudo no son suficientes para influir en los gobiernos".

Ngaire Woods Decana de la escuela de gobierno de la Universidad de Oxford

sdf

"Llas manifestaciones relacionadas con el ‘brexit’ han cerrado parcialmente Londres durante el mes pasado, y los manifestantes están haciendo planes para la visita de Estado del presidente de EE.UU.". (Fuente: Wikimedia)

Las elecciones y los referendos son solo dos formas en que las personas pueden opinar sobre cómo son gobernadas. La protesta es otra, por lo que los derechos de reunión y libertad de expresión están protegidos en la mayoría de las democracias.

Y en muchas democracias de hoy, esos derechos están siendo utilizados al máximo. Los activistas climáticos y las manifestaciones relacionadas con el ‘brexit’ han cerrado parcialmente Londres durante el mes pasado, y los manifestantes ya están haciendo planes para la visita de Estado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al Reino Unido en junio. En Francia, los chalecos amarillos están en vigor todos los sábados.

Las redes sociales han facilitado la organización de protestas masivas. Gracias a Twitter, Facebook e Instagram, las personas con una causa común pueden alimentar instantáneamente la indignación de los demás al compartir detalles logísticos. Pero estas demostraciones modernas a menudo carecen del liderazgo y las habilidades de formación de coaliciones que pueden traducir el reclamo colectivo en un cambio real.

Es cierto que las grandes protestas pueden ayudar a impulsar un tema en la agenda y aumentar el debate público. Pero incluso en las democracias, las grandes multitudes a menudo no son suficientes para influir en los gobiernos. Las manifestaciones masivas contra la guerra en el Reino Unido y Estados Unidos en febrero del 2003 no impidieron que los dos países invadieran Iraq el mes siguiente. El movimiento Ocupar Wall Street del 2011, que se extendió a unas 900 ciudades de todo el mundo, no logró ningún objetivo en particular. Tampoco lo hicieron las tres marchas femeninas anuales que tuvieron lugar entre el 2017 y el 2019 en ciudades de todo el mundo.

La falta de un liderazgo claro es en parte culpable. Antes de la llegada de las redes sociales, la organización de demostraciones masivas efectivas tomaba más tiempo y esfuerzo. Los activistas tenían que planear, recaudar dinero para colocar anuncios en los periódicos, crear listas de teléfonos y encontrar oradores para atraer a las masas.

Todo esto requería liderazgo para asegurar a las personas que valía la pena invertir su tiempo, dinero y conexiones en una protesta. En contraste, la nueva adhocracia impulsada por las redes sociales a menudo carece de líderes que puedan movilizar a las personas hacia un objetivo bien definido y alcanzable.

Sin embargo, ha habido éxitos. En el 2016, en Polonia, las protestas bien organizadas persuadieron al parlamento del país a rechazar una propuesta de prohibición casi total del aborto. Las manifestaciones callejeras en varias de las principales ciudades polacas fueron acompañadas por una campaña en línea y una huelga de mujeres, donde las mujeres se negaron a asistir a la escuela, ir al trabajo o realizar tareas domésticas. Los organizadores también movilizaron simpatizantes en otros lugares de Europa y aplicaron las lecciones aprendidas de otros países. Lo más importante es que los manifestantes articularon un objetivo directo: evitar que se promulgue la nueva ley, y su campaña para lograrlo se benefició de un liderazgo eficaz y una planificación cuidadosa.

Las recientes y exitosas protestas masivas en Argelia y Sudán, mientras tanto, resaltan la importancia de formar coaliciones con partes de un régimen gobernante. Los manifestantes en estos dos países también tenían objetivos claros, a pesar de los mayores peligros de participar en protestas callejeras contra gobiernos autoritarios. Cuando los argelinos protestaron por primera vez contra el presidente Abdelaziz Bouteflika, que se encontraba por quinta vez en el cargo, no estaban protegidos por los derechos “democráticos” de reunión o de libertad de expresión. Y las protestas iniciales en diciembre del 2018 fueron rápidamente reprimidas.

Para marzo del 2019, sin embargo, unos tres millones de argelinos estaban en las calles. El objetivo de los manifestantes era claro: obligar a Bouteflika a renunciar. Tuvieron éxito no solo debido a sus números absolutos, sino también porque su persistencia finalmente llevó a los militares de Argelia a unirse a ellos y obligar a Bouteflika a abandonar su cargo. Y en Sudán, tres meses de protestas en todo el país finalmente persuadieron al ejército para derrocar al presidente Omar al-Bashir.

Estas alianzas improbables entre los manifestantes y los militares fueron cruciales tanto en Sudán como en Argelia. A muchos movimientos de protesta les resulta difícil forjar coaliciones con los que están en el poder, en lugar de preferir la emoción vertiginosa de un asalto frontal total a un régimen. Pero las protestas más efectivas apuntan a cooptar a algunos de los poderosos para debilitar un régimen. La campaña de Mahatma Gandhi contra el dominio británico en la India, por ejemplo, no enfrentó al poder colonial de frente. En cambio, y ante la incredulidad inicial de sus compañeros insurgentes, Gandhi comenzó con una marcha de protesta contra el impuesto británico a la sal en 1930.

Las redes sociales generalmente hacen que sea difícil construir coaliciones tan poco probables. Las plataformas digitales son buenas para acumular la insatisfacción y ampliarla en línea, pero tienen más probabilidades de polarizar que de ayudar a un movimiento a construir puentes.

La adhocracia puede unir rápidamente a aquellos que comparten una queja, ya sea hacia el capitalismo global o los planes del Reino Unido para abandonar la Unión Europea. Sin embargo, se necesita mucho más para unir a las personas en torno a un objetivo positivo, y movilizarlos de manera que puedan lograrlo.

Las protestas exitosas requieren un liderazgo efectivo, ya sea individual o colectivo. Y necesitan ir más allá de plantear “la verdad al poder” desde la calle. El cambio ocurre cuando los ciudadanos bien dirigidos encuentran maneras de decir la verdad a través del poder en coaliciones que probablemente no se forjarán en línea. Las herramientas digitales pueden facilitar una organización política efectiva. Pero nunca deben ser vistas como un sustituto de ello.

–Glosado y editado–

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada