“Cuando se elimina un símbolo –tal como ocurre con las estatuas derribadas–, aprendemos lo que no se debería volver a repetir. Pero cuando se resignifica un símbolo, nos obligamos a pensar de otra manera”. (Foto: Giancarlo Ávila).
“Cuando se elimina un símbolo –tal como ocurre con las estatuas derribadas–, aprendemos lo que no se debería volver a repetir. Pero cuando se resignifica un símbolo, nos obligamos a pensar de otra manera”. (Foto: Giancarlo Ávila).