Si no hacen algo, gana el ‘Mudo’, por Fernando Vivas
Si no hacen algo, gana el ‘Mudo’, por Fernando Vivas
Fernando Vivas

Columnistas, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

Confieso mi preferencia por los débiles, esa decena de candidatos de los que nadie habla porque toda la campaña por Lima se concentra, hasta hoy, en el ‘Mudo’ y en Susana. Les paso cinco ideas a , , , , Jaime Zea y sus colegas de media tabla:

1) No hablen de él, no lo reten, no lo aludan, no lo piensen, ni siquiera busquen debatir con él. La arrogante campaña castañedista ha sido concebida, precisamente, para que acomplejados como ustedes se la pasen rumiando que el favorito es un sobrado que no quiere debatir con los pitufos. Aprovechen cada dorado segundo de exposición mediática para hablar sobre sus propios proyectos.

2) Péchense entre vosotros. Eso sí funciona. Generen noticia entre ustedes y para provecho de sus campañas, como en la farándula. Así como Susy Díaz ha visto en la última temporada mermar su ráting porque , Geni Alves y otras vedettes empezaron a dispararse entre ellas; a Castañeda debiera pasarle lo mismo si ustedes se trenzan en buena y colorida lid teniendo los temas municipales como fondo. Hagan un pacto tácito, que uno lance una ocurrencia provocadora y el otro se la ataje en el aire. Quiero ver ese nuevo show distinto al ya cansino ‘que hable el Mudo’ y ‘Susana ya fuiste’.

3) Si, a pesar de todo, deciden aludirlo, exploten su fama de temperamental. No difundan rumores sobre supuestas enfermedades, pues eso es guerra sucia y lo van a victimizar, pero sí pueden hablar de una presunta inestabilidad de carácter que podría comprometer seriamente su campaña. No estoy inventando nada, el incidente de la conferencia de prensa cancelada es un fuerte indicio de lo que digo. La explicación oficial de que se debió a una descoordinación no es convincente. El video difundido el domingo que lo muestra vital y afirmativo no deja de ser una performance nerviosa dentro de una situación controlada por su equipo. Algo anda mal en la campaña de Solidaridad y los débiles pueden develarlo.

4) No sean lapidarios con Susana, digan que ha tenido buenas iniciativas que ustedes continuarán. Ser destructivos con ella abona a la idea de que las cosas eran óptimas con Castañeda y el No a la revocatoria fue una pérdida de tiempo. Ponderar los aciertos de Susana, sin callar sus ineficiencias, es ayudarse a ustedes mismos. No sean destructivos con el presente e ingenuos con el pasado que vuelve.

5) Sáquense la mugre, pujen en sus próximas ‘brainstorms’, hasta que les salgan esas propuestas que salten a los titulares. Tienen que ser ingeniosas, pero fáciles de contar o explicar, audaces pero factibles, totalmente creíbles en vuestras bocas y acordes a vuestras trayectorias. Y, claro, ligadas a la seguridad, el transporte, la conservación y reforma urbana, la red vial, la Costa Verde, los terminales terrestres que nos faltan, la informalidad que nos sobra.

La elección es el 5 de octubre. Quedan dos meses. ¡Hagan algo!, sino el favorito se la llevará fácil y sin diálogo, con pobre ejercicio de la democracia. La propuesta, la promesa, la provocación y la reflexión están en sus manos, no en la de quien fue dos veces alcalde, ni en la alcaldesa que por razones técnicas no puede lorear.