Hora de meterse con ellos, por Marco Sifuentes
Hora de meterse con ellos, por Marco Sifuentes
Marco Sifuentes

¿De qué le sirvió a PPK humillarse públicamente delante de Fujimori y Cipriani? ¿Recuerdan? . El presidente de la República se puso literalmente de rodillas con las cabezas visibles de los movimientos político y religioso que lograron la censura de su ministro más popular, Jaime Saavedra. ¡Estadista! Dijeron varias voces interesadas entonces.

Dos meses después, la alianza conservadora vuelve a poner a este débil gobierno –que jamás se recuperó de la batalla por Saavedra– contra las cuerdas. Mañana tendremos una marcha que enarbola exactamente el mismo discurso por el cual tuvimos la crisis a fines del año pasado. Lo único que consiguió PPK arrodillándose fue posponer el enfrentamiento. Pésima estrategia. En ese momento podría haber aglutinado fuerzas alrededor suyo. Haber planteado cuestión de confianza, como se le insistió. No lo hizo. Ahora –con Odebrecht y Chinchero encima– a PPK lo tienen como en aquella célebre fotografía de su primera campaña. Y han empezado a apretar.

Esta semana, la nueva ministra de Educación fue llevada al Congreso para ser maltratada por congresistas fujimoristas evangélicos. Quizás las formas hubieran sido lo de menos si las preguntas hubieran tenido algún tipo de asidero con la realidad. Pero no. (mucho gusto), entre otras cosas, recriminó a la ministra la existencia de un decreto legislativo que sanciona “con pena privativa de la libertad a aquellos padres o personas que no estén de acuerdo con la ideología de género”.

Pero no solo eso. El especialista sobre el fenómeno evangélico Juan Fonseca alerta de las giras nacionales de los voceros de #ConMisHijosNoTeMetas. Por ejemplo, “Pregón”, el diario judicial de Apurímac, reseña acríticamente una conferencia de prensa sobre la “ideología de género” que dio la vocera fundamentalista Beatriz Mejía en Abancay.

Según Mejía, el gobierno pretende implementar “normas para que los niños puedan cambiarse de sexo a los 11 años” y que, con ese fin, se les repartirán hormonas femeninas (producidas en un “megalaboratorio” chileno por órdenes de Bachelet). Además, “para evitar que las niñas de 11 años queden embarazadas serán también obligadas a consumir píldoras anticonceptivas, preservativos, píldora del día siguiente” que causan cáncer.

mucha gente que genuinamente cree todas estas idioteces. A la cabeza, manipuladores que tienen intereses esencialmente políticos. Han conseguido distorsionar el debate. Es imposible desarmar argumentos cuando estos no son tales sino una sucesión de mentiras y cuentos de terror, machacados una y otra vez por todo el territorio nacional y con aliados en los medios masivos de más llegada a los sectores populares. Por eso resultan francamente candorosos los videos para Facebook que han grabado algunos miembros del Gabinete. No menospreciemos la marcha de mañana: será la encarnación y el resumen del espectro ideológico conservador, que no tiene a nadie que les haga frente articuladamente. Nadie que, en serio, se meta con ellos. 

TAGS RELACIONADOS