Si Lucho no quiere un ‘pulpinazo’..., por Fernando Vivas
Si Lucho no quiere un ‘pulpinazo’..., por Fernando Vivas

Aquí, algunos tips para de quien no votó por él pero que quiere lo mejor para Lima y no le desea que le organice una revocación en venganza por ese audio del 2013 en que sugirió darle un “cebiche con bacteria” y “aventarlo al mar”. (Por cierto, a pesar de que existe un proyecto de ley para que en Lima se exija, como en el resto del país, el 25% de firmas del padrón electoral como requisito para convocar un proceso revocador, seguimos con la relativamente baja valla de 400.000 firmas, que representan apenas el 7% de nuestro padrón).

Primer tip: Solo tienes pocos días, redondeemos a una semana, para echarle culpas a Susana. Aunque en muchos casos la tenga, no lo digas a cada rato, pues a la gente, cada vez más, le llegan al copete las lavadas de manos. Di cómo afrontarás cada problema y punto. Y empieza por el transporte, la mayor fuente de dudas sobre lo que nos espera contigo.

Segundo tip: No te dejes llevar por los exabruptos de carácter. Ahora que volviste a hablar, te conviene enmudecer otra vez, con la sana coartada de que eres hombre de ejecución y no de rollo. En tu inauguración escogiste bien la hora y el lugar (ninguna noticia compitió contigo y la locación del Teatro Municipal hizo pensar que te interesa la cultura, un punto flaco en tu anterior gestión). Pero fuiste arrogante y pareciste poseído por una extraña excitación. Asesores y, probablemente, algún terapeuta te habrán aconsejado que dejes fluir tu nuevo afán comunicativo, pero te puede traicionar.

Tercer tip: ¡Guarda con ! Fue leal y efectiva como vocera de campaña, porque la agenda se ceñía a un solo punto: ganar. Pero, ahora, en plena gestión, te restará elementos de conciliación y, probablemente, despliegue una agenda propia que no sea la tuya. Búscate otros voceros.

Cuarto tip: Prepárate para traicionar a transportistas, imprenteros del Cercado, ambulantes y todos los enemigos de las reformas planteadas por Susana, y que te apoyaron en la campaña en el entendimiento de que no los ibas a molestar. Traiciónalos a ellos, no al futuro de Lima.

Quinto tip: Cuídate de lanzar alguna ordenanza, campaña o política municipal de tinte conservador. El visible apoyo que te han dado sectores católicos y evangélicos se traducirá en presiones para que lo hagas. Pues abstente, porque si lo haces, ahí sí que tendrás un ‘pulpinazo’ liberal. 

Sexto tip: No te enredes en la campaña por el 2016. Ni entres a terciar que ya probaste dos veces que no es lo tuyo ni apoyes visiblemente a otro u otra, porque comprometes tu gestión. Llévate bien con Humala, que no quiere mucho a Lima, y debes cuidar que no te cierre el caño de la gran inversión pública; y llévate bien con todos los candidatos porque uno será presidente y debe mantener ese flujo de inversiones.

Séptimo tip: No te olvides ni por un instante que la política municipal ha cambiado mucho en cuatro años. Ahora todo se ve y todo se cuestiona. Tendrás, en el concejo, la oposición que no tuviste. Ayer mismo se armó un bolondrón por los trabajadores cuyo contrato no renovaste. Lima ya no es la ciudad indolente que permitirá un Comunicore o se contentará con pequeñas obras que escondan la necesidad de una reforma.