Me entusiasma y  me irrita, por Fernando Vivas
Me entusiasma y me irrita, por Fernando Vivas
Fernando Vivas

Columnista, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

Me entusiasma el acuerdo de paz en Colombia. No solo por nuestros vecinos, por las mariposas amarillas, por Mauricio Babilonia y por todo eso que ya me empachó el lunes; sino porque nos da una esperanza mucho mayor. Que, con su justicia transicional y reparadora, el de Colombia sea un modelo para cerrar el caño de sangre del Medio Oriente y desaparecer a los terrucos y lobos solitarios que cunden el pánico en el mundo. América Latina, un laboratorio para la paz.

Me irrita que aquí, donde derrotamos militarmente a Sendero Luminoso, nos arañemos por sus remanentes. El mausoleo de Comas no es fruto de su radicalidad –no hay una sola acción violenta en Lima en los últimos años– tanto como de la dejadez de una fiscal que entrega cadáveres sin preocuparse dónde van a parar, y del descuido de  un alcalde que ignora lo que pasa en sus terrenos municipales. Que se destruya el mausoleo y los cadáveres se entierren en otra parte.

Me entusiasma que el debate sobre las facultades en el Congreso haya creado un espacio de discusión técnica y concertación política como no se esperaba de los improvisados ppkausas y los pérfidos fujimoristas (estoy caricaturizando). Vi diálogo entre ministros y congresistas, acuerdo, renovación con cuadros promisorios (Marisa Glave, Úrsula Letona y Alberto de Belaunde, para citar a las tres bancadas más grandes). Por eso me irritó que PPK lanzara un tuit peleonero tomando al Congreso por enemigo. Al presidente le hicieron un mal ‘briefing’ de lo que pasaba o no confía en la chamba de su Gabinete.

Me entusiasma que, a pesar de algunos dislates, PPK mantenga la ilusión  de un ajuste dentro del sistema, de un Estado más atento y eficiente, de un destrabe de inversiones, de proyectos, de expectativas. Y me irritan los absurdos con los que tropiezo cada día. Ejemplo de locos: Essalud convoca a un concurso de periodistas para promover la donación de órganos. ¿Pero saben que Essalud se niega a promover una ley que nos haga a todos donantes por ‘default’ en el DNI? Aquí eres no donante por ‘default’, y eso es tonto. Mi sospecha es que hay autoridades de salud que quieren que esto siga así para hacer una farra de campañas y lágrimas ajenas. Ese concurso periodístico es inmoral.

Otro ejemplo de locos o, más bien, de vivos. El Touring Automóvil Club, por convenio con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), cobra S/250 por un brevete internacional. Lo entregan en minutos, pues basta verificar que tu brevete local está vigente. Pedí por escrito al MTC que me expliquen el porqué de semejante cobro y no me responden. Ya, pues, ministro Martín Vizcarra, revise ese convenio que algo huele muy feo y echa sombras sobre futuras colaboraciones público-privadas.