Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Vizcarra con el tiempo en contra, por Pedro Tenorio

“La demora [en el debate del adelanto de elecciones] debilita al mandatario”.

Pedro Tenorio Analista político

Martín Vizcarra

Vizcarra puede celebrar que un 75% de encuestados apoye su proyecto, ¿pero puede cantar victoria?”. (Foto: Presidencia Perú).

Lo primero que va quedando claro en medio de las pugnas entre el Ejecutivo y el Congreso por la propuesta de adelanto de elecciones del presidente Martín Vizcarra es que el tiempo se está convirtiendo en el principal escollo político del mandatario. Apostó todo lo que tenía a un “cambio necesario” al ritmo del “nos vamos todos”, pero el Parlamento entendió en estas cuatro semanas que dilatando el debate de esta iniciativa el principal perjudicado sería el jefe del Estado. Ni las pullas de Mauricio Mulder o Salvador Heresi, menos los pronunciamientos del titular del Congreso, Pedro Olaechea, hacen mella en la credibilidad presidencial como sí la demora vista hasta hoy en un tema que se anunció como inminente y que aún está lejos, muy lejos, de serlo.

Los gritos de la multitud coreando “¡Cierre el Congreso! ¡Cierre el Congreso!”, cada vez que Vizcarra sale a la calle, eran música de respaldo popular para los oídos del mandatario, pero comienzan a ser también expresión de impaciencia y hartazgo. Si el presidente no es capaz de remediar esta situación (y por sí solo no puede), pronto pasará él también a ser parte del problema. ¿Por qué? Veamos: esta semana hemos seguido conociendo nuevos indicadores de la “gestión” de Martín Vizcarra y sus ministros a 17 meses de haber llegado al cargo. Casi 1 millón 400 mil jóvenes entre los 15 y 29 años en el Perú ni estudian ni trabajan, y no se conocen propuestas de mejora para ellos por parte del Gobierno (ojo, las cifras son casi las mismas de los años 2017 y 2018, ¿pero han visto al presidente dedicado a este tema en los últimos 17 meses?).

Súmese a ello un crecimiento del PBI de 1,2% entre abril y junio (el más bajo desde el tercer trimestre del 2009, según Bloomberg), o que, como precisó una fuente oficial, “entre enero y el 16 de agosto de este año, los distintos niveles de gobierno involucrados en la reconstrucción del norte han ejecutado el 25% del presupuesto en obras de infraestructura” (El Comercio, 20/8/2019). Que el Ejecutivo haya cumplido solo un 22% expresa la mediocridad con la que se gestionan estos asuntos, algo que no se discute como debiera porque andamos embebidos en un adelanto de elecciones que se promete como la solución a todos los males sin serlo.

Vizcarra puede celebrar que un 75% de encuestados apoye su proyecto, ¿pero puede cantar victoria? Aún falta mucho terreno por recorrer, es cierto, pero la demora debilita al mandatario. Hace tres semanas adelantamos en este espacio que esa sería la estrategia del Congreso, cuando muchos aseguraban que los parlamentarios cederían ante la presión popular. Los congresistas no tienen ningún estímulo para adelantar el calendario e irse a sus casas. Esa es la realidad y Vizcarra tendrá que cambiar de táctica si pretende imponerse. Aumenta la incertidumbre.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ