Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Páginas

La marcha del 27: ¡Esta sí es guerra!

La protesta contra la TV llamada basura tiene a los realities como su blanco principal

La marcha del 27: ¡Esta sí es guerra!

La marcha del 27: ¡Esta sí es guerra!

No es una hipótesis caprichosa ni cachacienta: creo, de veras, que uno de los principales motivos de la marcha contra la TV anunciada para este viernes 27, es la pica que el aura buleadora, apitucada, agarradaza y sentimentalmente voluble de las estrellitas de realities; despierta en activistas de la talla, el peso, la pinta y el score sexual del peruano promedio. Esta es la protesta de nerds como tu y como yo (perdonen la confianza), contra esos atorrantes de la tele: guerra de geeks versus deportistas. El activista fofo del color de la puerta que te de la gana, le dirá 'no me simpatizas' a su alter ego recontrafitness del color que le gusta a la gente.  

Leyendo el muro de FB de los convocantes y conversando con algunos de ellos, comprendo la enemistad. Hay una legítima pica racial, social, de dignidad de peruano común y corriente; contra esa versión aspiracional y anabolizada de nuestra juventud. Verlos montar sus escenitas supuestamente nacidas del corazón y ventilar sus confesiones ante el espejo, es sentirse víctima de una farsa. Identificación cero si eres un peruano que la sufre para tener su cartón, que la suda para encontrar chamba y que tiene algunas ideas formadas sobre el país que quiere ver reflejado en el tubo. La generación más calificada que tenemos en lo que va de nuestra historia, no puede, pues, prender la tele y soplarse a Yaco, Nicola, Gino, Sheyla, Angie o Mario en un test de lo que no saben.

Tienen rating, claro que sí; porque el relajo y el conformismo de la audiencia es mucho más grande que el activismo.

Pero la protesta invoca leyes y códigos de autorregulación que no pueden ser desoídos. Y, sobretodo, debe abrir los ojos de los canales. Ya pues, directivos de América y ATV, ya pues Mariana Ramírez del Villar ("Esto es guerra") y Marisol Crousillat ("Combate") y también los productores que en Latina perpetran "Bienvenida la tarde": ¡Hagan el reality de los nuevos tiempos! Reduzcan juegos aparatosos por otro tipo de retos que puedan cumplir chicos más cercanos a las angurrias, rasgos y emprendimientos de la calle.

No se trata de que desaparezca ningún programa popular, sino que aparezca otros igual o más populares aún, donde se pueda seguir las tribulaciones de un cholo telegénico con sus flacas del montón; las tretas de un chico que delata su arribismo sin medias tintas; la simpatía del esmirriado que se acepta y se potencia como es; el reality donde la realidad se revela a la producción, donde la diversidad se impone al cásting de los estrechos de mente. Les apuesto que si lo intentan, no solo mantendrán su sintonía, hasta mejorarían su impacto.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada