Christian Cruz Valdivia

El ‘Hijo del Viento’ está en Lima y un ventarrón de historia olímpica y éxito deportivo sopla a su paso. La sonrisa no la pierde nunca y menos cuando se cruza con un chasqui y se toma una foto con él. Sí, de pronto en la Casa Perú, ubicada en el Centro de Prensa de , estuvieron juntos uno de los hombres más rápidos del planeta con la representación de acaso el ser más resistente cuando de correr se trata. Ríe mientras disfruta de los presentes peruanos y se sorprende de las figuras que ve. Junto a Leroy Burrell la pasan bien. Conocieron Choquequirao a la distancia a través de la realidad virtual y quedaron maravillados, y más cuando le obsequiaron un pisco peruano. Así fueron los primeros momentos de ambas figuras del atletismo mundial en suelo panamericano limeño.

► 

Ayer empezaron las competencias de atletismo y qué mejor que con la presencia de Carl en el país. Él estará presente hoy en la tarde en el estadio atlético de la Videna para lo que será la premiación de los 100 metros y salto largo.

Pero no solo ha venido invitado por Panam Sports, sino que también es ‘coach’ de cinco deportistas de la Universidad de Houston que están compitiendo en estos Juegos. Su tarea es completa y con sus palabras nos muestra la tarea que realiza ahora.

Carl Lewis está en Lima para presenciar las pruebas de atletismo de los Panamericanos. (Infografía: El Comercio)
Carl Lewis está en Lima para presenciar las pruebas de atletismo de los Panamericanos. (Infografía: El Comercio)

El Comercio pudo compartir con él unos minutos y Carl dejó en claro que sabía a donde venía. “Nunca he estado en el Perú, pero sabía de estos Juegos porque entreno atletas que van a competir. Fui al estadio y es muy bueno”, nos dice y si bien reconoce que no conoce a los atletas peruanos, les deja un mensaje para que aprovechen esta oportunidad de representar a su país de la mejor manera.

“No se trata de ganar una medalla, sino de representar a tu país de la mejor manera para que estén orgullosos de ti. Yo gané en los Panamericanos de 1987 ocho años después de la primera vez y muchos de los que estuvieron en 1979 no regresaron. Deben entender que se debe hacer lo mejor porque no se sabe si habrá una próxima vez. No tomen las cosas por seguras”, aconseja. Además, hace hincapié en que los Juegos también van más allá de los deportivo, desde “probar diferentes sabores de comida, gusten o no” hasta interactuar lo más que se pueda con ese mundo llamado Villa Panamericana, donde la cultura de cada país discurre a cada paso.

El diez veces medallista olímpico, nueve de esas doradas, sabe lo que significa el éxito deportivo, y es lo que pide a sus dirigidos en estos Juegos. “Mas vale que ganen”, dice medio en broma pero con la seriedad del trabajo que vienen haciendo. Sin embargo, ya para él el éxito pasa por otros lados. “Yo quería estar sano, ser famoso y grande. Ahora lo que hago es hacer ‘coaching’ y lo hago sin salario”, nos cuenta, y su presencia en Lima es una muestra de ello.

El viento sopla en nuestra capital y su hijo se pasea por sus calles.