Kimberly García obtuvo la medalla de plata en marcha femenina en Lima 2019 | Foto: GEC
Kimberly García obtuvo la medalla de plata en marcha femenina en Lima 2019 | Foto: GEC
Agencia EFE

Agencia de noticias

De forma insólita, los dos deportes más importantes del programa deportivo de los Juegos Panamericanos, la natación y el atletismo, coincidirán a partir de este martes en Lima en las mismas fechas.

Lo máximo que han conseguido los organizadores es que, al menos no coincidan en las horas.

En las competiciones multidisciplinares, desde los más pequeños juegos regionales a los Juegos Olímpicos, es habitual que la natación abra el programa al día siguiente de la inauguración y que, a su término, empiece el considerado el rey de los deportes, el atletismo.

En Lima no pudo ser así.

Los campeonatos del mundo de natación disputados en julio en Gwangju (Corea del Sur) programaron las carreras en la piscina entre el 21 y el 28 de julio. Los Panamericanos se inauguraron el día 26, lo que hubiera descartado a todos los nadadores con planes de acudir a las dos competiciones.

Grandes equipos como los de Estados Unidos y Canadá hicieron dos selecciones distintas para Gwangju y Lima, pero el resto de países, empezando por el tercero en discordia, Brasil, no renunciaron a ninguna de las citas.

"Tuvimos que dejar para el final la natación", comentaron fuentes de Panam Sports, que se vio obligada a cuadrar su calendario. La opción de mover el atletismo al principio ni se contempló por la federación de este deporte.

Las jornadas del 6 al 10 de agosto se han organizado de modo que los dos deportes no se solapen.

Las series de natación comenzarán a las 11 de la mañana y acabarán a las 14.15. A las 14.00 horas habrán empezado las pruebas de atletismo, que se prolongarán hasta las 20.00. Un cuarto de hora después se dará la salida a las finales de natación.

El programa de atletismo finalizará en realidad un día más tarde, pero ya fuera del estadio, con los 50 kilómetros marcha que discurrirán por las calles de Lima.

Al menos aquellos espectadores que quieran y puedan tendrán la opción de salvar en un momento los 50 metros de distancia que separan el estadio de la piscina para no perderse ninguno de los dos grandes deportes de los Juegos.