El alcalde Darwin Baca durante su participación en la tercera mesa de diálogo. (Foto: Melissa Valdivia)
El alcalde Darwin Baca durante su participación en la tercera mesa de diálogo. (Foto: Melissa Valdivia)
Redacción EC

Luego de más de una semana de protestas, los pobladores de acordaron ayer en la noche levantar su huelga indefinida en contra de PeruRail e IncaRail, las empresas ferroviarias encargadas de trasladar a los turistas hacia la ciudadela inca. La tregua es hasta el 12 de enero. Para ese día, el ha anunciado un paro regional.

MIRA: Cusco: acuerdan suspender huelga indefinida hasta el 12 de enero en Machu Picchu

Entre las demandas que se les realiza a las empresas ferroviarias es que reajusten el precio de sus tarifas y aumenten el número de frecuencias [viajes de ida y vuelta] a favor de los turistas nacionales.

En diálogo con El Comercio, al alcalde de Machu Picchu, Darwin Baca, lamentó que no se haya llegado a una solución a las demandas de los pobladores, a pesar de las tres mesas de diálogo en las que se han reunido los representantes del Ejecutivo, los empresarios de las firmas ferroviarias y los dirigentes locales.

“Es una decepción que tiene el pueblo machupicheño porque la demanda de la población y sus dirigentes es que el turista nacional tenga un espacio, tenga la oportunidad de conocer Machu Picchu en mejores condiciones”, expresó.

MIRA: PeruRail: “El tren local no está siendo usado en su totalidad y las tarifas en los trenes turísticos ya son bastante económicas”

Baca indicó que suscribe los reclamos de los manifestantes pues los considera justos. “Estamos de acuerdo con las demandas que hace la población de Machu Picchu. Como autoridad, creemos que hay una demanda justa de la población”.

“Hemos cumplido el papel de poder canalizar las demandas de la población. La población tomó la determinación de hacer los paros. Como autoridad, hemos visto también que hay un abuso al turista nacional, nos sentimos identificados con la propuesta que la población tiene hasta ahora”, agregó.

Finalmente, expresó que esperaba que se encuentre una solución a los reclamos de los pobladores antes del 12 de enero y de esta manera se envite el paro regional. “Ojalá el Ejecutivo coordine con la empresa privada para que haya una solución y se no se llegue a estos extremos.

Tercera mesa de diálogo sin acuerdos

Ayer, después de más de siete horas de sesión, el diálogo entre autoridades locales, nacionales y empresarios de la empresa ferroviaria no llegó a ningún acuerdo ante las demandas de la población de Machu Picchu () que exige un reajuste de tarifas y el incremento de frecuencia para los turistas nacionales.

La propuesta inicial que expuso IncaRail para llegar a un acuerdo fue habilitar 100 espacios diarios para turistas nacionales con un valor de 40 dólares (ida y vuelta) hasta fines de abril del 2021.

Mientras que PeruRail propuso la tarifa de 120 soles (ida y vuelta) para peruanos de manera ilimitada en todas las frecuencias del tren expedition hasta fines de marzo del próximo año.

MIRA: Cusco: ¿cómo y por qué empezó la huelga indefinida que mantiene a Machu Picchu a la deriva? | CRONOLOGÍA

Los dirigentes y autoridades locales evaluaron las propuestas y después de un cuarto intermedio presentaron una contrapropuesta para PeruRail, en la que reformularon el costo que ofrecía la empresa de 120 soles a 80 soles. Sin embargo, Alberto Valdez aseveró que no podían modificar la propuesta establecida.

“La empresa tiene accionistas no estoy en posición a tomar una decisión, me ratificó en la propuesta que les hemos traído” refirió Alberto Valdez, gerente de PeruRail.

Ante ello los dirigentes decidieron dar un tiempo a los empresarios para que reconsideren la propuesta.

Después de un nuevo cuarto intermedio, al promediar las 7 de la noche, Valdez de PeruRail expuso una nueva propuesta en la que ofreció 300 tickets en dos frecuencias 83 y 84 cada una con tres coches del tren expedition exclusivos al turista nacional, a una tarifa de 34 dólares (ida y vuelta). Todo ello válido hasta fines de abril del próximo año.

La nueva propuesta también fue rechazada y calificada como una burla por representantes de la población. “Hay negatividad de las empresas. Hasta ahora nos siguen meciendo, no lo vamos a aceptar. Están entorpeciendo la mesa de trabajo los señores de PeruRail” aseveró Ruth Campos dirigente de Machu Picchu.

Acabada la reunión, los pobladores se reunieron en un asamblea general en la plaza de armas de Machu Picchu, donde decidieron suspender la huelga indefinida para el siguiente mes.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TE PUEDE INTERESAR