Laura Urbina

colaboradora de El Comercio en Áncash

lauraurbinasa@gmail.com

Luego de 45 días de soportar intensos huaicos y precipitaciones, la provincia de Huarmey, en Áncash, una de las más afectadas por el Fenómeno El Niño costero, da inicio al periodo de reconstrucción.

Si bien la Municipalidad Provincial de Huarmey ha iniciado las labores de limpieza de calles y pueblos, los vecinos de los barrios Santo Domingo, Nery, La Victoria y El Progreso aún esperan la remoción de los desmontes y desperdicios que se encuentran en la vía pública. Ellos siguen padeciendo por el colapso del alcantarillado que emana mal olor y genera enfermedades en los niños.

Algunos moradores perjudicados por los desbordes han optado por abandonar sus casas ante el temor de que estas se desplomen por la humedad. A otras familias les invade la nostalgia al dejar sus hogares, como el caso de la pareja de esposos Máximo Agüero, de 85 años, y Gudelia Oropeza, de 62, quienes esperan que el gobierno pueda reconstruir su casa. "Hemos vivido 48 años en esta casa, ahora no tenemos dónde ir, pedimos que el gobiermo se acuerde del pueblo de Huarmey", expresó Gudelia.

No obstante, el alcalde provincial de Huarmey, Miguel Sotelo Llacas, indicó que el proceso de rehabilitación ha avanzado en un 90 %. La energía eléctrica, el agua potable y el desagüe están restablecidos en su mayoría, sin embargo, la línea de internet de diversas empresas de telefonía es deficiente.

Desde el 14 al 18 de marzo, Huarmey soportó 26 desbordes en los 60 kilómetros del río del mismo nombre de la provincia. Debido a este fenómeno más de 14 mil personas resultados damnificadas.

Recuento de daños

Mientras la ciudad vuelve a renacer, el Hospital de Apoyo de Huarmey ha quedado en ruinas. Equipos de última generación e instrumentos médicos están inservibles, los pasillos y consultorios siguen inundados de lodo, y las ambulancias no han podido ser removidas.

Esta mañana los vigilantes y trabajadores del establecimiento de salud retiraron balones de oxígeno para utilizarlos en el hospital de campaña, exponiéndose a múltiples enfermedades.  

Sobre este tema, la Defensoría del Pueblo ha solicitado al Ministerio de Salud que se implemente el hospital de campaña con una infraestructura adecuada que garantice la calidad, intimidad y bioseguridad de los pacientes y del personal de salud.

El organismo ha advertido serios problemas como la falta de medicamentos y ausencia de apoyo del Seguro Social de Salud para los diagnósticos de los pacientes.

El agro también ha sido muy golpeado. El director de la Agencia Agraria de Huarmey, Efraín Motta Padilla, señaló 1,400 hectáreas en el valle Culebras y Huarmey fueron afectados por los desbordes, lo que equivale a más de 100 millones de soles en pérdidas. El funcionario también mencionó que el 70 % de los canales, el 75 % de las bocatomas y 40 % de los pozos tubulares fueron atrasados por los huaicos.

En Huarmey, tres de seis instituciones educativas se llenaron de lodo. Una de ellas es el centro de educación básica especial público Virgen del Rosario que alberga 75 niños con diferentes discapacidades. A este colegio han llegado los miembros de la ONG polaca Hands para realizar la limpieza de los mobiliarios y las aulas de los pequeños. Adicionalmente, los padres de familia y docentes se han sumado a la jornada. El 2 de mayo de reiniciarán las clases en todos las escuelas de la provincia.

TAGS RELACIONADOS